Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez decano amenaza con celebrar la mitad de juicios y "así esto revienta"

El magistrado de Córdoba arremete contra la Junta andaluza por la falta de medios

El juez decano de Córdoba, Luis Rabasa, amenazó con reducir a la mitad el número de juicios el próximo año ante la saturación que sufren los juzgados de Andalucía. Rabasa, que es juez de Menores, dijo que esta medida iba a empezar a aplicarla por él mismo: "Lo urgente lo vamos a resolver siempre porque no admite demora (...) Pero si estamos señalando equis número de juicios, para el año 2009 vamos a reducirlo a la mitad".

El juez, que es delegado en Córdoba de la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura (APA), hizo estas afirmaciones en declaraciones a la cadena SER, un día después de que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) aprobara un informe que acusa a la Junta andaluza de incapacidad para gestionar la plantilla de los juzgados. Este documento ha terminado por dinamitar las relaciones entre la administración autonómica y los jueces, que estaban públicamente enfrentados desde que salió a la luz el llamado caso Mari Luz, la cadena de errores judiciales que propició que Santiago del Valle estuviera libre el día que supuestamente asesinó a la niña de Huelva.

La reducción de juicios que propone el decano de Córdoba supone en la práctica una huelga de celo. Sus consecuencias las vaticinó él mismo: "¿Qué significa? Que los [juicios] que no se queden señalados se quedarán pendientes para el año 2009. Y claro, esto así, en dos años, permítame la expresión, revienta".

Antes de lanzar su aviso, el decano había descrito la alarmante precariedad de los juzgados: "Estamos francamente desasistidos y desprovistos de los medios necesarios", afirmó. "Sólo hace falta darse un paseo por los juzgados para darse cuenta de que la administración de justicia se encuentra actualmente desbordada".

La junta de jueces de Córdoba, como las de otras provincias españolas, decidió en noviembre reducir la carga de trabajo de los juzgados y ajustarla a los módulos fijados por el Consejo General del Poder Juicial (CGPJ). El decano explicó a este periódico que la medida es "absolutamente normal, razonable y hasta tardía". "Lo teníamos que haber hecho hace mucho tiempo". El recorte empezará a aplicarse en enero de 2009.

Fuentes del CGPJ reaccionaron con indignación a las declaraciones del juez decano: "No vamos a tolerar acuerdos ilegales que perjudiquen el servicio público y se aplicarán las medidas disciplinarias previstas en la ley si llevan a cabo su amenaza. Es incomprensible que cuando el Consejo intenta prestar apoyo y solucionar sus problemas, algunos responsables judiciales salgan con estas amenazas".

La advertencia de Luis Rabasa

- "Si estamos señalando equis número de juicios para 2009, vamos a reducirlo a la mitad. ¿Qué significa? Que los que no se queden señalados se quedarán pendientes. Y claro, esto así, en dos años, permítame la expresión, revienta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de diciembre de 2008

Más información