Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Hispalense intenta aplacar las movilizaciones contra Bolonia

El claustro muestra su apoyo a la reforma universitaria

La Universidad de Sevilla, a través de su claustro, mostró ayer su apoyo al proceso de Bolonia. Los rectores han asistido en las últimas semanas al incremento del rechazo contra la futura reforma universitaria. Las protestas, que se han contagiado de un campus a otro, están lideradas por alumnos que critican la supuesta mercantilización a la que se someterá la Universidad.

Los 76 rectores españoles han reclamado a los partidos políticos que se posicionen a favor de Bolonia. Han pedido además que se impulsen campañas de información que den una visión real sobre lo que supondrá la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior. Y el claustro de la Universidad de Sevilla quiso dar ejemplo ayer y aprobó una declaración de apoyo al plan de Bolonia. El texto fue propuesto por el rector de la Hispalense, Joaquín Luque, quien atacó a la misma línea de flotación de los opositores. Luque mostró su "clara y firme defensa de un modelo de universidad pública, al servicio de la sociedad en su conjunto y no de los meros intereses del mercado". Según el rector, este espíritu es el que debe guiar la reforma de Bolonia para alcanzar esos "nobles fines". Luque se comprometió a velar en su ámbito de competencias "para conseguir estos objetivos".

En la reunión del claustro se abordaron los incidentes que se han registrado durante alguna de las protestas estudiantiles. Luque también condenó estos actos que, en su opinión, pretenden "imponer" puntos de vista. Mientras los miembros del claustro de Sevilla debatían los planes del proceso de Bolonia, un grupo de alumnos contrarios a esta adaptación se concentraba como forma de protesta.

También ayer concluyó un simbólico encierro en la Facultad de Filosofía y Letras de Sevilla. Alrededor de un centenar de alumnos de la plataforma No a Bolonia, que está liderando las protestas al margen de los canales oficiales de participación, pasó la noche encerrado. Las movilizaciones se han extendido a otros campus andaluces. Es el caso del de la Universidad de Cádiz, donde otro grupo de unas 50 personas decidió el lunes encerrarse en Filosofía y Letras. Está previsto que, tras el parón navideño, se retomen en enero las concentraciones estudiantiles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de diciembre de 2008