Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un jefe de la Camorra al salir de la Modelo

A veces la libertad puede ser muy efímera. Hasta el punto de que no haya tiempo siquiera para respirar aire fresco antes de salir de prisión y volver a ingresar en ella. Lo ha comprobado en sus carnes Raffaele Laurenti, un jefe de la mafia napolitana -la todopoderosa Camorra- instalado en Barcelona desde hacía más de un año.

Laurenti, de 31 años, debía abandonar el pasado jueves la cárcel Modelo de Barcelona. La Guardia Civil le había arrestado en septiembre y estaba encarcelado a causa de diversos delitos cometidos en España. Había alquilado un piso a una mujer brasileña en el barrio de Sant Antoni y allí había encontrado refugio.

Un par de días antes de que abandonara la Modelo, el grupo 5º de Crimen Organizado del Cuerpo Nacional de Policía recibió una notificación: sobre Laurenti pesaba una orden internacional de busca y captura. Las autoridades italianas reclamaban su extradición para juzgarle por robos, tenencia ilícita de armas y pertenencia a banda organizada, entre otros delitos.

Ante tal hallazgo, los agentes organizaron un dispositivo de modo que, nada más salir del centro penitenciario, al jefe de la Camorra ya le estaban esperando en la calle. A las 19.15 horas fue arrestado y pasó a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 6, en Madrid, para poner rumbo a Italia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de diciembre de 2008