Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nieve atrapa a 3.000 coches en la sierra

La Comunidad activa la alarma de emergencia y pide que nadie viaje

Más de 3.000 coches se quedaron ayer por la tarde atrapados en la M-601, carretera de Navacerrada, donde han formado un "monumental" atasco de 20 kilómetros, por no disponer de cadenas para transitar por la calzada cubierta de nieve, según un portavoz de la Consejería de Transportes e Infraestructuras. El colapso se produjo a partir de las cinco de la tarde en que ha cerrado el aparcamiento de la estación invernal y los esquiadores y excursionistas han sacado de él sus vehículos para dirigirse a Madrid.

Al encontrarse la carretera cubierta de nieve y ser preciso el uso de cadenas, los vehículos no han podido circular y han quedado atrapados hasta que la máquina quitanieves ha podido limpiar el carril de subida, lo que ha permitido a los coches empezar a bajar por dicho carril.

La consejería insistió ayer en la importancia de que los madrileños que transiten por la sierra lleven cadenas y sepan utilizarlas, y se ha quejado de que "la gente no haga caso" de esta recomendación. Durante todo el día de ayer las máquinas quitanieves de la Comunidad de Madrid están "trabajando a destajo por toda la sierra".

Navacerrada no fue el único lugar donde cayeron los copos. En pueblos como Colmenar Viejo estuvieron alternándose las lluvias y nevadas durante todo el día. Incluso, a primeras horas, cayó algo de nieve en la propia capital, donde no se vio afectado el tráfico.

Además, la Consejería de Transportes e Infraestructuras dispone de 2.600 toneladas de sal almacenadas en cuatro naves y 11 silos, y de 25.000 litros de salmuera y 25 toneladas de cloruro de calcio, un material que permite la fusión de la nieve y el hielo a temperaturas inferiores a 12 grados bajo cero.

El paso del nivel 0, activado el pasado viernes, al nivel 1, para ayer y hoy, supone cambiar el estado de preemergencia por el de emergencia, lo que implica que la Comunidad tiene todos sus recursos en alerta para evitar que ningún municipio quede incomunicado y socorrer a los ayuntamientos que precisen apoyo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de diciembre de 2008