Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL OBSERVADOR GLOBAL

Las sorpresas de 2008

"Barack Obama no le ganará una sola elección primaria a Hillary Clinton" pronosticó Bill Kristol, un influyente editorialista de The New York Times. "Bear Stearns está bien. No saquen su dinero de allí. Sería una tontería". Esto aconsejó a sus millones de telespectadores Jim Cramer, el comentarista financiero del canal CNBC seis días antes del colapso de esa empresa. "Mares tranquilos: las rutas marítimas del mundo son seguras". Fue el título del artículo en la revista Foreign Affairs escrito por Dennis Blair y Kenneth Lieberthal. En este artículo también aseguraban que "los petroleros son mucho menos vulnerables de lo que comúnmente se cree". Poco después una banda de piratas somalíes a bordo de botes inflables capturó uno de los superpetroleros más grandes del mundo. Aún no lo han devuelto. Es posible que Dennis Blair, uno de los autores del artículo, sea el próximo jefe de la CIA.

Este año comenzó con una crisis alimentaria y termina con una de desempleo

A mediados de septiembre, Donald Lufkin escribió en The Washington Post: "Quien dice que estamos en recesión o vamos camino a ella está inventando su propia definición de lo que es una recesión". Al día siguiente de la publicación de este artículo, Lehmann Brothers se declaró en bancarrota, y poco tiempo después se confirmó que la economía estadounidense hacía meses que había entrado en recesión. La revista británica The Economist anunció que, "a pesar de sus defectos, las elecciones en Kenia serán un ejemplo para el resto del continente". Desgraciadamente, las elecciones estuvieron plagadas de fraude y estallidos de violencia que dejaron 800 muertos, 200.000 personas desplazadas de sus hogares y la economía de Kenia en ruinas. Walter Wagner es un científico que está convencido de que el Gran Colisionador de Hadrones, el gigantesco acelerador de partículas atómicas construido cerca de Ginebra por la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), puede acabar con el mundo. "Existe la posibilidad real de que pueda crear agujeros negros en miniatura y otras anomalías... Estos eventos tienen el potencial de alterar la materia y destruir nuestro planeta", ha escrito Wagner. El superacelerador de hadrones se puso en marcha el pasado 10 de septiembre. Para sorpresa del doctor Wagner, aún estamos aquí. Según The New York Times, Arjun Murty, un analista de Goldman Sachs, es ni más ni menos que "un oráculo petrolero" debido a su sagacidad para anticipar las fluctuaciones de ese mercado. En mayo de este año Murty pronosticó que "la posibilidad de que el precio del petróleo alcance los 150 o 200 dólares por barril en los próximos 6 a 24 meses parece crecientemente probable". Como sabemos, en estos días el precio ronda los 40 dólares por barril. Naturalmente, en esta recopilación no podían faltar los pronósticos sobre la crisis financiera: "El sistema bancario se ha estabilizado. Ya nadie se pregunta si aún hay alguna otra gran institución bancaria que pueda caer...". Pocos días después de que Hank Paulson, secretario del Tesoro de Estados Unidos, dijera esto, el precio de las acciones de Citigroup cayó un 75%.

Esta lista de los peores pronósticos de 2008 fue preparada por Blake Hounshell y Josh Keating, dos de mis colegas en Foreign Policy, la revista que dirijo. La lista es muy interesante no sólo porque muestra lo mucho que cambió el mundo en tan sólo 12 meses, sino también lo mal que le ha ido a los expertos este año. Hounshell y Keating también prepararon otra fascinante lista de importantes noticias de 2008 que pasaron desapercibidas. La lista incluye, entre varias otras, la erupción de un nuevo Darfur en las montañas de Nuba en Sudán, el aumento de la producción de cocaína en Colombia, el hecho de que la mitad del acero utilizado en la construcción de los 900 grandes rascacielos de Shanghai falló los tests básicos de calidad, que Estados Unidos está ayudando a India a construir un escudo antimisiles o que las emisiones del gas NF3 utilizado para producir paneles que transforman la luz solar en energía eléctrica son una de las más potentes fuentes del calentamiento global.

Así, este 2008 que comenzó con una crisis alimentaria termina con una de desempleo. Gigantescas y longevas instituciones financieras que lucían todopoderosas y permanentes ya no existen. Un presidente estadounidense que se define como paladín del libre mercado pasa a la historia como el que dirigió la mayor transferencia de propiedad privada al sector público en la historia de su país. Y su sucesor será Barack Obama. Sin duda, un año lleno de sorpresas. Ojalá que 2009 nos sorprenda tanto como lo hizo 2008. Pero con buenas noticias.

Ésta es mi última columna por este año. Regresaré a mediados de enero. ¡Feliz año!

mnaim@elpais.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de diciembre de 2008