Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Estado avala un permiso de época de Franco para un pantano

La concesión que otorgó el régimen franquista a una empresa para levantar un gran pantano en la sierra de Os Ancares está hoy en día "plenamente vigente". Así lo asegura el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino en relación con los trámites iniciados por Saltos del Navia, una empresa asturiana propiedad de Endesa e Hidroeléctrica del Cantábrico, para construir un embalse y una central hidráulica entre los meandros del río Navia, en la provincia de Lugo.

La sociedad esgrime un permiso concedido en 1963 para promover una presa de 123 hectómetros de capacidad que sería la séptima más grande de Galicia. En su respuesta parlamentaria a una pregunta del BNG, el departamento de la gallega Elena Espinosa evita aclarar si piensa autorizar la ejecución del proyecto, ubicado en un paraje limítrofe con Asturias que la Xunta pretende declarar parque natural.

El ministerio argumenta que el embalse promovido por Saltos del Navia se encuentra en plena evaluación de impacto ambiental por lo que "no corresponde informar en qué sentido se pronunciará el órgano ambiental en su resolución". La Xunta, sin embargo, ya ha anunciado que enviará al Gobierno central un informe contrario al proyecto por los daños que ocasionaría en la zona, según recuerda el diputado nacionalista Francisco Jorquera, y el Bloque ya ha pedido incluso en el Congreso que se anule definitivamente la concesión otorgada hace más de 40 años.

Compensaciones

Desde que la dictadura aprobó la concesión para levantar un pantano junto a la localidad de Navia de Suarna, la infraestructura se ha visto atrapada en un laberinto de resoluciones administrativas, impugnaciones judiciales y protestas de los vecinos. El penúltimo intento de reactivar el proyecto, bautizado en su día como el Gran Suarna, se produjo durante el Gobierno de Felipe González, que estuvo a punto de darle vía libre sin ni siquiera exigirle a la empresa un estudio de impacto ambiental. Ahora, con mayores controles ambientales, la empresa filial de Endesa ha emprendido una nueva tramitación. Y a sabiendas de que las probabilidades de que salga adelante son escasas, los responsables de Saltos del Navia confiesan su aspiración a que la Administración les "compense" por los "derechos" adquiridos en la zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de diciembre de 2008