La lucha contra el terrorismo

La policía francesa detiene al sucesor de Txeroki en una cita con su lugarteniente

Aitzol Iriondo, supuesto jefe de los 'comandos' de ETA, es el principal sospechoso del crimen de Capbreton - En la reunión también estaba el etarra huido Aitor Artetxe

El supuesto sucesor de Txeroki en la jefatura militar de ETA ha durado exactamente 21 días al frente de los comandos de la organización terrorista. La policía francesa arrestó sobre las seis de la tarde de ayer en la localidad de Gerde, en el sur de Francia, a Aitzol Iriondo Yarza, alias Gurbitz y Asier, supuesto sustituto de Garikoitz Aspiazu Rubina, Txeroki. Junto a él fue arrestado su presunto lugarteniente, Eneko Zarrabeitia, y el liberado (a sueldo) Aitor Artetxe. La operación se completó horas más tarde en Irún: sobre las 23.00 fueron capturados cuando regresaban a España tres colaboradores de los etarras detenidos, entre los que podría encontrarse la pareja de Artetxe.

Txeroki, el anterior jefe de los comandos, que permaneció durante cinco años al frente del aparato militar de ETA, fue arrestado el pasado 17 de noviembre en Cauterets, a 57 kilómetros de Gerde. Es la tercera operación de envergadura contra la cúpula etarra desde el pasado 20 de mayo, cuando fue apresado el supuesto jefe político de ETA, Francisco Javier López Peña, Thierry.

Más información
Al menos cuatro muertos a sus espaldas
Diez golpes contra la dirección de ETA en sólo cuatro años
El nuevo 'número uno' de ETA cae 21 días después que su ex jefe
ETA sin dirección

Junto a Iriondo fueron detenidos ayer en Garde otros dos presuntos terroristas: uno es Eneko Zarrabeitia Salterain, Sorgin, un destacado miembro de la logística militar de ETA y mano derecha de Iriondo, que formaba parte del comando Cantabria hasta 2007, cuando fue desarmado. El otro es Aitor Artetxe, un etarra huido del comando Vizcaya que fue desarticulado el pasado verano por la Guardia Civil, según fuentes de la lucha antiterrorista.

Los tres etarras, que iban armados y con documentos falsos, estaban manteniendo una cita en la calle cuando fueron apresados por las fuerzas de seguridad francesas. La cita era conocida con anterioridad por la Guardia Civil y por el CNI, pero se ignoraba quiénes iban a ir y cuántos terroristas habían quedado. Horas más tarde fueron detenidas cuando regresaban a sus casas en el País Vasco tres personas de las que se sospecha que trasportaron hasta Gerde a Artetxe y Zarrabeitia. De esos tres sólo ha trascendido la identidad de Oihane Lekanda.

La caída de Garikoitz Aspiazu Rubina, Txeroki, el pasado 17 de noviembre, cuando se encontraba junto a Leire López Zurutuza en un apartamento de alquiler en la estación de esquí de Cauterets, permitió abrir nuevas líneas de investigación que llevaron a los agentes españoles y franceses hasta el piso en el que ayer fue arrestado el supuesto nuevo jefe de los comandos de ETA y los otros dos miembros de la banda. Al parecer, fueron los seguimientos realizados desde españa los que condujeron hasta la cita que se celebraba en Gerde.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La captura de Iriondo, un experto en informática y con conocimientos del manejo de explosivos, se produce cinco días después de que dos pistoleros de ETA asesinaran en Azpeitia al empresario Ignacio Uria Mendizabal. Diversas fuentes policiales apuntan que Iriondo pudo dar el visto bueno a ese atentado terrorista. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dio ayer por seguro que si el responsable no fue Txeroki ha sido su sucesor, aunque no se atrevió a precisar quién dio la orden.

La detención de Iriondo puede ser la llave definitiva que sirva para aclarar, entre otros, el asesinato de dos guardias civiles en Capbreton el 1 de diciembre de 2007. Aunque el propio Txeroki aseguró a dos etarras en un cursillo celebrado en Hendaya semanas antes de su arresto que él había sido el tercer miembro del comando que intervino en Capbreton, no hay ninguna prueba ni de balística, ni ningún análisis de ADN, que haya permitido situar a Txeroki en aquel atentado en el que fueron asesinados por la espalda Fernando Trapero y Raúl Centeno. "La Guardia Civil duda ahora si lo hizo Iriondo o Txeroki. Lo que está claro es que uno de los dos fue" el asesino de los dos guardias, aseguró ayer Rubalcaba, tras dar cuenta de la detención del "jefe militar, el número uno" de ETA, según precisó.

Eneko Zarrabeitia está acusado de haber facilitado el 11 de mayo de 2008 la furgoneta granate cargada de explosivos con la que el comando Vizcaya de ETA atentó cuatro días después contra la casa cuartel de Legutiano (Álava). En ese atentado fue asesinado el guardia civil Juan Manuel Piñuel. Según Rubalcaba, Zarrabeitia no llegó a atentar durante su pertenencia al comando Cantabria.

Aitor Artetxe acompañó a los entonces liberados del comando Vizcaya Arkaitz Goikoetxea y Jurdan Martitegi en el atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Durango el 24 de agosto de 2007. Fue el primer atentado con éxito de los terroristas después de una cadena de errores y fallos tras la decisión oficial de ETA el 5 de junio de 2007 de dar por terminado oficialmente el alto el fuego permanente.

La detención en Francia de Aitzol Iriondo supone el tercer golpe a la cúpula de la banda terrorista en lo que va de año, tras el arresto el 20 de mayo del supuesto jefe político, Francisco Javier López Peña, Thierry, y el pasado 17 de noviembre del jefe militar, Mikel Garikoitz Aspiazu, Txeroki.

El nuevo golpe a la cúpula de ETA fue aplaudido por las autoridades a ambos lados de la frontera. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, comunicó por teléfono al líder del PP, Mariano Rajoy, la buena nueva en la lucha antiterrorista. La ministra de Interior francesa, Michèle Alliot-Marie, y su homólogo español, Alfredo Pérez Rubalcaba, estuvieron en contacto durante la nueva operación contra la dirección de ETA. Rubalcaba reiteró ayer la buena sintonía entre ambos Estados en la lucha contra el terrorismo.

A la izquierda, uno de los tres etarras detenidos ayer en Gerde es trasladado a comisaría en un coche policial.
A la izquierda, uno de los tres etarras detenidos ayer en Gerde es trasladado a comisaría en un coche policial.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS