Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Debate entre los candidatos a dirigir la UPV

Dos proyectos para el futuro de la UPV

Iñaki Goirizelaia y Marisol Esteban confrontan sus ideas y programas en EL PAÍS a 48 horas de las elecciones más reñidas en la historia de la universidad pública

Marisol Esteban (Burgos, 1959) es catedrática de Economía Aplicada. Ha ocupado diversos puestos de gestión en la UPV y en 2004 ya se presentó al cargo al que ahora aspira. Si gana, será la primera rectora de la universidad pública. Iñaki Goirizelaia (Bilbao, 1958) es catedrático de Ingeniería Telemática. Forma parte del equipo rectoral, en el que ha sido vicerrector de Ordenación Académica y ahora del campus de Vizcaya. Ocupó otro vicerrectorado con Pello Salaburu.

La Universidad del País Vasco (UPV) afronta pasado mañana las elecciones internas más reñidas en sus 28 años de historia. La inédita situación que abrió la derrota en mayo pasado del actual rector, Juan Ignacio Pérez, quien se presentaba sin rivales para revalidar el cargo, ha polarizado la pugna entre los dos aspirantes a su sillón: Iñaki Goirizelaia y Marisol Esteban. En vísperas de su cita en las urnas, ambos se han sentado a debatir para EL PAÍS su visión de la universidad pública y sus principales ideas para hacerla avanzar.

LA SITUACIÓN PRESENTE

"Nuestra sociedad debe ser más consciente de lo que le aportamos"

"El equipo rectoral debe asumir una posición de liderazgo mayor"

"Queremos dar el salto para estar entre las mejores universidades"

"Voy a ser el rector de todos: del profesorado, del PAS, del alumnado"

"Tengo la capacidad de liderar los proyectos que la UPV necesita"

"Una plantilla ilusionada y comprometida es esencial"

Marisol Esteban: La sociedad vasca tiene una universidad de calidad en su formación, con niveles positivos en docencia. Tenemos ámbitos de investigación de alta calidad, con grupos en todos los campos que compiten a nivel internacional, pero deberíamos tener una universidad mejor. Necesitamos una UPV que mejore continuamente las actividades formativas, orientándolas a lo que la sociedad demandará a medio y largo plazo. Tenemos que conectar mucho más la formación que damos con las necesidades del tejido empresarial e institucional. Debemos dar una formación de base que prepare a personas formadas con capacidad de adaptarse a los cambios futuros, pero también debemos responder a las necesidades de profesionales que nos transmite nuestro entorno.

En la investigación, los retos son seguir impulsando el trabajo de los grupos de alto rendimiento, incorporar de lleno a entornos importantes del profesorado e integrar más las actividades de investigación básica y aplicada con el tejido empresarial e institucional.

Iñaki Goirizelaia: La universidad está creciendo gracias al esfuerzo de cada profesor, el personal administrativo y de servicios e incluso del alumnado. La UPV tiene hoy un impacto social enorme. El crecimiento del País Vasco en los últimos años se debe en gran medida al trabajo de esta universidad. Hemos producido la mayor parte de los titulados que están hoy en puestos de responsabilidad. Hemos dado saltos significativos en investigación de referencia internacional.

Con todo, no podemos obviar que en el País Vasco no ha existido tradición universitaria. Nuestra sociedad debe ser más consciente de lo que le aportamos, muchísimo en todas las actividades, no sólo formar titulados, sino la investigación que hacemos. Tenemos una universidad con un impacto social real y medible. Estamos generando titulados con un nivel de empleo encajado superior al 76%, y no hay casi paro. Es una situación relativamente buena, pero coincido en que tanto a nivel de investigación como de mejora en la oferta docente existe un reto. Debemos dar el salto en investigación, el salto para integrarnos en Europa y hacer una gestión más eficaz y cercana, apoyando a los campus.

CÓMO MEJORAR

M. E.: Hemos de reordenar y mejorar nuestra oferta de titulaciones. Hay que trabajar sobre la labor realizada hasta ahora, pero el equipo rectoral deberá ejercer un liderazgo mayor. El equipo rectoral propuso al Consejo de Gobierno paralizar el proceso de reforma de las titulaciones, pero la tarea pendiente es decidir qué titulaciones se pondrán en marcha y qué proyectos docentes van a acompañarlas. El equipo rectoral debe asumir una posición de liderazgo y dialogar con los centros y departamentos para definir una oferta de grado y posgrado académico y profesional con un planteamiento integrado. He echado en falta, y los centros también, un trabajo más directo entre el equipo rectoral y los centros.

Otro ámbito es seguir impulsando la investigación, también las estructuras de grupos y servicios generales que ya funcionan bien. El reto es convencer, no sólo al Gobierno vasco, sino al conjunto de la sociedad, de que para prestar el servicio que nos está demandando necesitamos tener recursos suficientes. Estoy de acuerdo con Iñaki Goirizelaia en que la sociedad desconoce lo que hace la UPV, pero el problema es de la propia universidad. Su política de comunicación ha fallado. Mi candidatura ve como estrategia clara impulsar esa comunicación, hacia dentro y hacia fuera.

I. G.: Me gustaría ver unos proyectos y actuaciones concretas. Decir "hay que, hay que" resulta muy fácil, pero luego hay que gestionar. Yo soy el responsable del Plan de Desarrollo de los Campus, que no cuestiona nadie y que se ha hecho desde el consenso más am

plio. Mi estilo degestión busca acuerdos siempre y lo logra, como demuestran las votaciones en Consejo de Gobierno. Lo conoce todo el mundo, incluso Marisol. Tengo una capacidad de liderazgo contrastada.

Tengo muy claro que hay que cambiar la forma en que gestionamos al personal, de manera que cada departamento negocie con el Vicerrectorado de Profesorado, de acuerdo con sus necesidades a cinco años. Ese es un proyecto muy importante que tenemos elaborado y presentado.

Otros proyectos clave son el mapa y el plan investigador. Estamos comprometidos con analizar las necesidades en cada ámbito de la investigación, pues no tiene nada que ver investigar en Bellas Artes con hacerlo en Biología. Hacer un mapa no es decir que hay tantos investigadores en cada área, sino analizar cada caso y referenciarlo internacionalmente. No suelo oír a la profesora Esteban decir que busca que sus publicaciones aparezcan en bases de datos internacionales. Siempre lo intento con mis publicaciones. Es muy importante saber cuál es la referencia internacional en cada área. Y habrá que dar a esos grupos las herramientas para dar el salto que nos permita producir con nivel internacional.

LA GESTIÓN

M. E.: Se debe cambiar el estilo de gestión, que estos cuatro años ha sido distante y carente de empatía con centros, departamentos y equipos investigadores. Entiendo que el otro candidato reconozca errores y es digno de alabar, pero es que se han cometido. El equipo rectoral debe liderar e impulsar proyectos, pero también ha de cogestionar con la comunidad universitaria. Hay que descentralizar la gestión, pero, lo siento mucho Iñaki, la solución no es descentralizar hacia los campus. La descentralización debe llegar a los lugares en que realmente se hace gestión: centros, departamentos y equipos de investigación. Tenemos que pensar dónde se toman mejor las decisiones.

I. G.: El proyecto multicampus es demandado desde los campus desde hace mucho. En Guipúzcoa o en Álava, también a veces en Bilbao, nos sentimos algo descolocados. Sentimos que los servicios en Leioa están muy lejos. La descentralización ayudará a mejorar nuestra eficacia, pero también proponemos contratar a 400 personas de administración que ayudarán a mejorar los servicios que ofrecemos. No me importa repetir que quizá hemos mantenido en algunas situaciones cierto distanciamiento como equipo rectoral, pero, desde luego, no es mi caso. Soy una persona cercana, que ha gestionado desde la colaboración directa con las direcciones de los centros. Soy un candidato nuevo.

PROFESORADO

M. E.: Me ha encantado tu intervención, criticarme que diga "hay que" y que luego uses esa expresión. Me alegra escuchar que hay que hacer un plan de gestión a medio plazo del profesorado.

I. G.: Ya lo hemos hecho.

M. E.: No lo tenemos hecho. El plan director del profesorado es un conjunto de parámetros que nos puede permitir empezar a hacer el plan de gestión que necesitamos, detallado por áreas de conocimiento, departamentos, perfiles lingüísticos, edades, tipos de contratos,... Hay que elaborar un mapa de titulaciones, pues hay muchas cosas que habría que haber hecho y no se han hecho. Me he pasado tres meses hablando con la comunidad universitaria y planteando ideas. Tengo la sensación de que os hemos hecho el diagnóstico y habéis ido incorporando muchas de esas ideas que ahora presentas.

Ha habido falta de coordinación en el equipo rectoral, con el equipo gerencial y con el resto de la comunidad universitaria. Propones crear un Vicerrectorado de Coordinación, pero los problemas de coordinación se plantean en el día a día de la gestión. Abogamos por resolverlos en el plano horizontal, a través de la secretaría general y el vicerrector de PAS y Asuntos Económicos. Tenemos que recuperar una coordinación que ya existió en la UPV. Estamos de acuerdo en que hay que ayudar a los investigadores a dar el salto, pero partiendo de la situación en que se encuentran en estos momentos, con unas estrategias de apoyo. En muchos casos, el salto pasa simplemente por incorporarse a tareas de investigación y a actividades del ámbito internacional.

I. G.: El Plan Director del Profesorado está hecho y lo estamos difundiendo al detalle. Aquí hemos mezclado muchas cosas. Queremos seguir avanzando en construir esta universidad desde la concreción y los proyectos, no desde la duda o plantear que crear un vicerrectorado lo resuelve todo. Se siembran dudas cuando para solucionar un problema se pone un vicerrectorado que podrá tener todas las competencias que delegue el rector, menos aquéllas que los estatutos dice que son del gerente: gestión del PAS y presupuestos. El Vicerrectorado de Coordinación que planteamos abordará cuestiones como desarrollar el plan estratégico de la universidad y la coordinación con los centros. La plantilla de referencia acuerda los puestos de trabajo a crear y dónde situarlos. Los centros no plantean problemas sobre este tema.

M. E.: Sí plantean, sí.

I. G.: Estate tranquila, Marisol, que ya dirás todo lo que quieras. A mí me gusta mucho escucharte y estoy callado.

LA TAREA DE INVESTIGAR

I. G.: La universidad tiene que ejercer el liderazgo y la autonomía en lo que le corresponde: investigar y formar. Desde la autonomía, hay que ser respetuoso en las relaciones institucionales y tenemos que dar cuentas a quienes nos apoyan. El liderazgo en la investigación no quiere decir estar solo. Significa tener capacidad de competir con los mejores. A veces se confunde liderazgo con hacer las cosas yo solo. Ésta no es la forma en que entiendo el liderazgo en los procesos de innovación o investigación. Hay que contar con recursos, pero hay que competir con los que tenemos al lado. No somos nadie para decir qué política de investigación tiene que hacer el Gobierno de España, el de Europa o el vasco. Debemos liderar nuestra propia política de investigación y actuar de tractores de nuestros grupos y conseguir que sean competitivos, produzcan cada vez mejor, lo transfieran cada vez mejor a la sociedad y lleguemos a los parámetros internacionales.

M. E.: El mejor funcionamiento de nuestras empresas e instituciones se consigue cuando colaboran los diferentes agentes -centros tecnológicos, científicos, la universidad, las empresas y las instituciones- que participan en el proceso de producción. Tenemos que asegurar que ese entramado funcione lo mejor posible. Planteo relacionarnos con el resto del sistema de innovación no como una competición, sino desde la colaboración. Tenemos que generar sinergias entre los diferentes agentes y, sobre todo, asegurar que el conocimiento que se genera en la universidad se transfiera al tejido institucional y empresarial de nuestro país.

ESTEBAN PROPONE

M. E.: Para poder desarrollar las actividades de docencia e investigación hay que invertir en recursos humanos. Es el capital fundamental de cualquier universidad. Si tengo que destacar algo, es la política sobre la plantilla de profesorado y PAS. Tenemos tareas pendientes respecto a la estabilización y promoción de plantilla y tenemos que motivar al personal. Si algo he notado en estos tres meses de andar por la universidad es el desánimo por muchas de las medidas puestas en marcha en estos años. Tener una plantilla ilusionada y comprometida con la universidad es esencial para cumplir con nuestros objetivos. Otra tarea pendiente es gestionar el relevo generacional de la plantilla de manera que no perdemos la experiencia del capital acumulado. El futuro depende de contar con recursos humanos cualificados y motivados.

I. G.: Comparto absolutamente lo que ha dicho Marisol. Nosotros tenemos un plan para el desarrollo del profesorado, hemos iniciado políticas de PAS y vamos a continuar con ellas. Son políticas que siempre generan controversias, porque llevamos 18 años sin hacer gestión del PAS. Ninguno de los equipos rectorales en ese tiempo se ha atrevido a convocar una oposición. Nosotros la hemos puesto en marcha. No es verdad que todo el mundo esté desencantado. Yo llevo mucho tiempo pateándome los centros como vicerrector y también como candidato, y hay gente contenta, descontenta y gente que se ha quedado con una sensación agridulce. Debemos actuar desde el conocimiento de la situación para que las injusticias que hemos apreciado se reconduzcan y para ayudar a que se recupere la motivación. El relevo generacional forma parte de nuestro plan director de profesorado, y tenemos previsto un plan de prejubilaciones ya definido.

GOIRIZELAIA PROPONE

I. G.: Como Marisol ha hablado de los recursos humanos, la propuesta más importante, voy a hablar de la otra pata. Tras los recursos humanos, lo principal tiene que ver con el mapa y el plan de la investigación. Es una propuesta de análisis y estudio al detalle de todos los ámbitos de la investigación, en todas las áreas, en todos los centros. Sin pasar por encima de nadie, pero sí analizando situaciones concretas, de modo que podamos compararlas con la referencia internacional y establecer un plan basado en ese análisis. Queremos dar el salto para estar entre las mejores universidades, y lo tenemos que conseguir. Este salto supondrá un beneficio adicional en docencia, porque se ve claramente mejorada por un avance en investigación.

M. E.: Comparto con Iñaki que la excelencia en investigación revierte en una docencia de calidad y, por tanto, hay que trabajar ambas cuestiones de manera coordinada. Hay que impulsar la investigación para publicar, para obtener patentes, pero también para colaborar con el bienestar social. Resulta imprescindible impulsar toda la estructura de apoyo para la investigación universidad-empresa. Para apoyar a los grupos de áreas de conocimiento que tienen un nivel menor de investigación, planteamos mantener la figura de director para el área de Ciencias Sociales y Humanidades, pero queremos que su actividad sea conocida.

I. G.: Hablas de incorporar a la investigación a sectores que no participen. Nosotros tenemos un plan de incorporación puesto en marcha, una figura prevista de dirección de apoyo a la investigación emergente y, por supuesto, mantenemos la dirección en Ciencias Sociales. He sido vicerrector de Relaciones Universidad-Empresa y uno de nuestros objetivos es que el resultado de la investigación revierta al tejido institucional y empresarial.

M. E.: También existe un programa de apoyo para los investigadores noveles, pero resulta a todas luces insuficiente para nuestras necesidades. Si hay un ámbito en que existe unanimidad al opinar que no funciona es el de relaciones universidad-empresa.

POR QUÉ VOTARLES

I. G.: Voy a ser el rector de todos: del profesorado, del PAS, del alumnado. Con capacidad contrastada de liderazgo, de llegar a acuerdos y conseguir recursos. Con un equipo con una amplia experiencia. Conozco las experiencias internacionales. Produzco y hago mi trabajo para que sea de referencia internacional. Y presentamos proyectos concretos que posibiliten añadir nuevas ideas al cambio que iniciamos hace cuatro años, proyectos tangibles que nos permitirán seguir mirando adelante, sin olvidarnos de la demanda que nos hace nuestra sociedad. Todo ello siempre desde el acuerdo, la escucha continua y receptiva. Sin vender grandes titulares ni hacer proyectos contra nadie.

M. E.: Tengo el conocimiento suficiente de lo que pasa dentro de la universidad y la capacidad de liderar los proyectos que la UPV necesita, fundamentalmente por mi experiencia en gestión y mi actividad como profesora e investigadora. Y, sobre todo, llevo meses dialogando con el conjunto de la comunidad universitaria en los centros, campus, departamentos y grupos de investigación, para conocer su diagnóstico de los problemas que perciben y cuáles van a ser las soluciones. Planteamos un estilo de gestión cercana, que lidere, pero que trabaje codo con codo con la comunidad universitaria. Sabemos que la UPV va a funcionar con la colaboración y el trabajo de profesores y PAS, y también con los alumnos. Su formación es uno de los objetivos fundamentales de nuestra candidatura.

Cómo actuar ante la crisis económica

Iñaki Goirizelaia: Hay que medir muy bien los proyectos que queramos poner en marcha para que sean factibles. Tenemos tres contratos programas acordados con el Gobierno vasco y un presupuesto consolidado, casi el doble del que teníamos cuando empezamos en la universidad. La crisis nos preocupa, pero tenemos un suelo hasta 2010 que nos dará tiempo para trabajar en los proyectos que queremos desarrollar. Nos afectará menos que a otros, porque hemos hecho los deberes. Tenemos cierta preocupación, porque hay una serie de demandas muy importantes para recursos de investigación. En cuatro años, hemos aumentado el presupuesto en su conjunto en un 70%, pero aún estamos lejos de los parámetros que debemos alcanzar para ser homologados. Vamos a apostar por aumentar significativamente el dinero que el Gobierno vasco invierte en investigación, a través de la transferencia de I+D.

Marisol Esteban: Es posible que en los próximos meses percibamos con mayor intensidad la crisis. Tengo la experiencia de haber participado en equipos rectorales que demostraron una capacidad de entendimiento enorme con Educación. Empezamos la dinámica de los contratos programa y fruto de ello fueron los primeros saltos cualitativos en los recursos de la universidad. Me congratula escuchar al otro candidato, o al actual rector, porque participan en la campaña conjuntamente, plantear la necesidad de incrementar el presupuesto de investigación en 80 y 160 millones para equipararnos con España y Europa, respectivamente. Nosotros lo llevamos diciendo desde el inicio de la campaña. La universidad necesita aumentar los recursos propios de investigación. Ante la crisis, confío en que las instituciones van a entender que recuperar la competitividad de nuestras empresas pasa por invertir en los campos a que nos dedicamos en la universidad: innovación y formación. Me comprometo a hacer los deberes para que la universidad cumpla con su función social.

I. G.: Hay una estrategia de la candidatura de Marisol, que piensa que le será rentable, de asociar mi imagen a la del actual rector. Coincido en muchas cosas con Juan Ignacio Pérez, como no puede ser de otra forma. Es algo que debes continuar haciendo, porque nos va a dar buenos votos. En cuanto a conseguir recursos de las instituciones, hemos demostrado una y otra vez nuestra capacidad para gestionar. Yo soy quien ha conseguido que, por primera vez, la Diputación invierta 67 millones de euros en el campus de Vizcaya.

M. E.: La preocupación por tu candidatura no es por la continuidad con respecto a Juan Ignacio Pérez, sino por el equipo que te acompaña. Reconoces que hay que cambiar muchas cosas, pero tu equipo de dirección y gerencia, en lo fundamental, es el mismo que el actual.

Un futuro que pasa por Bolonia

Iñaki Goirizelaia: La entrada en el Espacio Europeo de Educación Superior es muy beneficiosa para la universidad y su alumnado. Supone que a un estudiante que quiera realizar una labor en otro país se le reconozca lo que ha estudiado. La estructura grado-máster-doctorado es muy adecuada para mejorar la oferta docente de la UPV. Hay unas críticas sobre la mesa que no comparto en su totalidad, aunque unas me preocupan más que otras. Debemos ser flexibles al permitir compatibilizar los estudios con la posibilidad de trabajar. Hay una crítica velada de que los másteres, sobre todo los profesionales, no van a tener precios públicos. No lo comparto. Serán precios públicos y no será una empresa quien decida lo que valdrá un máster, sino nuestras estructuras de gobierno. Existe también el reto de que la presencia de los idiomas oficiales en nuestra universidad se respete en todos los ámbitos, pues existe el miedo de que con los másteres se dejará de impartir en euskera. No va a ser así.

Marisol Esteban: Bolonia introducirá beneficios enormes, sobre todo para el alumnado. Nos va a obligar a asumir una preocupación constante por la calidad de la docencia. Ha habido problemas en la UPV. La política de comunicación, tanto la dirigida al alumnado como al profesorado, es mejorable. Y, sobre todo, es mejorable la forma en que hemos gestionado la introducción de Bolonia. Hemos complicado innecesariamente la gestión y la puesta en práctica de muchas de las nuevas titulaciones, introduciendo sistemas de mejora de calidad paralelos a los que las agencias externas están poniendo en marcha. Muchos decanatos lo ven con preocupación. Planteamos intentar ir a sistemas de gestión lo más simplificados posible. Los centros se encuentran con procedimientos dispares que complican su trabajo. Esa situación genera desconfianza sobre Bolonia.

I. G.: La política de comunicación que hemos realizado ha sido todo lo buena que ha podido ser. Hemos publicado multitud de documentos, convocado reuniones, hablado con alumnos, profesorado, equipos de dirección,... Pero cuando uno emite un mensaje, si el otro no lo quiere oír, no lo oye. En cuanto a calidad, los másteres que hemos puesto en marcha están acreditados. Somos la universidad española con mayor número de menciones de calidad, en porcentaje.

M.E.: Lo que piden las agencias externas sobre la adaptación de títulos de grado y las menciones de calidad de los posgrados son estructuras de apoyo de los servicios centrales para que centros y departamentos puedan hacerlas. Esas estructuras son manifiestamente mejorables. Apostamos por que sean los centros y departamentos quienes planteen proyectos de mejora de la calidad docente de grado y posgrado, y que el vicerrectorado, sin complicar la gestión, les apoye con recursos materiales y humanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de diciembre de 2008

Más información