Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre da terreno a un colegio que separa a niños y niñas

El centro, religioso concertado, se levantará en suelo público de Alcorcón

Alcorcón tendrá a partir del próximo curso un colegio concertado en el que niños y niñas estudiarán en aulas diferentes durante los ciclos de primaria y secundaria; es decir, entre los 6 y los 16 años. Para ello, la Consejería de Educación ha adjudicado 26.000 metros cuadrados de suelo público a la Fundación Educatio Servandas para que construya un centro en el barrio del Ensanche Sur, donde no está previsto aún ningún centro educativo público.

La adjudicación, por 75 años y a cambio de un canon anual de 8.000 euros, permitirá que la organización, integrada por religiosos de los Discípulos de los Corazones de Jesús y María, construya un centro concertado que incluirá educación infantil de primer ciclo, bachillerato y formación profesional de grado medio. El centro será bilingüe, contará con 1.750 alumnos y se llamará Colegio Juan Pablo II.

"Está previsto que en educación primaria y secundaria los chicos y las chicas vayan a clases separadas, pero dentro de las mismas instalaciones", reconoció un portavoz de la Consejería de Educación. Insistió en que, aunque en aulas diferentes, niños y niñas tendrán los mismos profesores.

La entidad que desarrollará el proyecto, inscrita el 7 de diciembre de 2006 en el registro de fundaciones, se declara "una organización sin ánimo de lucro que pretende mantener o recuperar mediante el trabajo educativo con nuestros niños y jóvenes una sociedad basada en los valores del humanismo cristiano". Su ideario apuesta por la educación diferenciada: "Varón y mujer tenemos modos diversos de vivir una idéntica dignidad personal. Buscamos la educación integral de la persona desde una propuesta diferenciada para responder mejor a las dimensiones específicas del desarrollo personal", explican en su web.

No es todo. La fundación anima a la objeción de conciencia ante la asignatura de Educación para la Ciudadanía y pide su derogación, porque "daña de raíz la libertad de los españoles".

El anuncio de la consejería ha causado indignación en el Ayuntamiento de Alcorcón, que se opone a la creación en suelo público de un colegio que separe a niños y niñas. "La Comunidad de Madrid intenta convertir la educación en un arma ideológica", criticó el alcalde, Enrique Cascallana (PSOE), que acusó a la Consejería de Educación de promover una cultura machista.

El regidor abogó por "cambiar la legislación con el fin de prohibir este tipo de decisiones". El pasado 3 de octubre el Ayuntamiento de Alcorcón denunció ante los juzgados de lo contencioso-administrativo de Madrid la cesión de estos 26.000 metros cuadrados de suelo público por considerar que "la parcela no puede destinarse a un colegio privado aunque cuente con concierto educativo, sino sólo a equipamientos sociales o servicios públicos". El Consistorio pide la reversión del suelo.

También la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos Giner de los Ríos, se muestra contraria a la creación de este centro privado concertado de orientación religiosa y con aulas separadas, y señala que en el nuevo barrio no hay previsto ningún centro público pese a que el Ayuntamiento ya ha cedido varias parcelas. La Consejería de Educación justifica su decisión apelando a "la libertad de las familias a elegir la educación de sus hijos e hijas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de diciembre de 2008