Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

1.500 personas se manifiestan por la custodia compartida

"Jueces y fiscales, ¡queremos ser iguales!". Ese fue uno de los lemas más coreados ayer en la manifestación que recorrió las calles de Barcelona a favor de la custodia compartida y para exigir al Departamento de Justicia de la Generalitat que no ceda a las presiones y regule por ley esta figura para que la puedan aplicar los jueces en caso de divorcio. Fueron más de 1.500 personas, según la Guardia Urbana, procedentes de toda España, buena parte de ellas segundas esposas y abuelas que sufren igual que los hombres la legislación actual, que sólo permite la custodia compartida de manera excepcional y con el informe favorable de la fiscalía.

Eso implica que, tras la ruptura, la custodia de los hijos se concede a las mujeres en el 97% de los casos. La Generalitat ultima un anteproyecto de ley que inicialmente rompía con el Código Civil español y reconocía la custodia compartida como la fórmula habitual que debían aplicar los jueces. Sin embargo, los colectivos convocantes de la manifestación de ayer denunciaron que el Gobierno central está presionando para diluir el contenido inicial. El último borrador de anteproyecto refleja que los efectos de esas supuestas presiones y las de diversos colectivos feministas radicales ya han surtido efecto, pues la custodia compartida queda redactada como una fórmula muy difusa.

Los convocantes reclaman que el Código Civil catalán sea una ley pionera

El juez de familia en excedencia Pascual Ortuño, actual director general de Derecho y Entidades Jurídicas de la Generalitat, anunció en su día que dimitiría del cargo si el anteproyecto que se llevara al Parlament no recogía con claridad la custodia compartida.

"Somos padres, no somos criminales", "De la Vega, con los hijos no se juega" y "¿Bibiana Aído, ¿dónde están mis hijos?" fueron otros de los lemas de la manifestación, a la que asistieron colectivos de Canarias, Valencia, el País Vasco y La Rioja. La marcha finalizó en el parque de la estación del Nord, donde actuaron el ex solista de Los Platters Barry Ivan White y los cantantes Alberto Comesaña y Tontxu.

Cristina Tenas, del colectivo Mujeres por la Igualdad, celebró "el enfoque positivo que se ha dado a una reivindicación que afecta a centenares de miles de personas en España". Ana Fernández, de la Red Estatal de Abuelos, reclamó "que no se prive a los nietos del afecto de toda la familia extensa, auténtica memoria para los pequeños", y Javier Contrasta, de la Federación Catalana de Afectados de Divorcios y Separaciones, censuró lo que considera "ruptura del compromiso de la clase política catalana con su ciudadanía".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de diciembre de 2008