Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis mundial

Berlusconi da una tarjeta con 40 euros al mes a los más pobres para compras

Las primeras ayudas sociales concedidas por el Gobierno italiano a las familias con menos recursos llegarán a primeros de diciembre. Mañana el Consejo de Ministros aprobará un decreto en el que se incluye, entre otras medidas, la carta social, una especie de tarjeta de débito que sólo servirá para hacer la compra. Será anónima, transferible y la podrán pedir los mayores de 65 años y las familias con hijos de hasta tres años que tengan una renta inferior a 6.000 euros anuales. Los mayores de 70 años podrán solicitarla sólo si tienen ingresos de menos de 8.000 euros.

La carta social fue presentada ayer por el ministro de Economía, Giulio Tremonti, quien explicó que beneficiará a 1.300.000 personas y costará al Estado 450 millones de euros anuales. Su funcionamiento es igual que el de una tarjeta de débito. La diferencia es que tendrá una cantidad límite de 40 euros al mes que será cargada directamente en las arcas del estado. Quienes la reciban antes de que acabe el año tendrán un saldo de 120 euros, la suma de octubre, noviembre y diciembre.

Tremonti se ha inspirado en el Food Stamps Programm lanzado por el Gobierno de Estados Unidos entre 1939 y 1943. El mayor sindicato, Cgil, ha dicho que "en el nuevo milenio no se pueden proponer ideas de hace 60 años". Las asociaciones de consumidores han calificado la ayuda de "poco más que una limosna".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de noviembre de 2008