Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Diagnosticar la violencia de género

La adecuada preparación de los médicos les permite detectar el doble de casos

Casi todas las mujeres víctimas de violencia de género acuden a los centros de salud como mínimo un año antes de ser diagnosticadas. Van por trastornos inespecíficos como pueden ser dolores de cabeza, dolores musculares o insomnio; 8 de cada 10 sufren otras enfermedades asociadas y la mitad toma psicofármacos. Éstas son algunas de las conclusiones de un estudio presentado la semana pasada en el XXVIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc). El estudio también revela que los médicos de familia que están formados en esta materia detectan casi el doble de casos que los que no lo están.

En este trabajo han participado 400 profesionales de 64 hospitales, que atienden a una población de 150.000 mujeres entre las que se diagnosticaron casi 350 casos de violencia. Los resultados evidencian que el 41% de las mujeres diagnosticadas sufre maltrato psicológico, el 37% maltrato físico y psicológico y el 8% maltrato físico, psicológico y sexual. La mujer víctima de violencia que acude al centro de salud tiene una media de 50 años; más de la mitad de ellas están casadas, trabajan fuera de casa y llevan más de seis años de evolución de maltrato.

Los facultativos ven los síntomas un año antes de que haya denuncia

Un 41% de las víctimas sufre agresiones psicológicas

"Los médicos de familia deben recibir formación y adoptar una postura más activa frente a la violencia de género. Deben saber cómo identificar los factores de riesgo, reconocer los signos y señales de alerta, cómo preguntar, canalizar el caso, realizar un abordaje coordinado y conocer los recursos", subraya Carmen Fernández, coordinadora del estudio, experta en violencia doméstica de la Semfyc y representante de esta sociedad en la elaboración del protocolo común para la actuación sanitaria ante la violencia de género que presentó el Ministerio de Sanidad en abril de 2007.

Entre los motivos por los que la mujer silencia el maltrato destacan la esperanza de que la pareja cambie de comportamiento (algo que no se materializa y retrasa la ayuda), el miedo al rechazo social, a las represalias y a los procesos judiciales. Se estima que una de cada tres mujeres sufre violencia de género al menos una vez en su vida y una de cada 10 padece violencia sexual.

Fernando Grande-Marlaska, juez de la Audiencia Nacional y conferenciante del congreso, destacó que la violencia de género es un problema social y sanitario de primera magnitud. El juez insistió en que hay que sensibilizar a la población, administrar una atención integral, implantar una política de igualdad efectiva y formar a los especialistas. "La ley define muy claramente la necesidad de prevención y lo que no se puede hacer es crear una ley y no dotarla de medios. Existe un problema de formación en el que se incluyen tanto los médicos como los jueces", subrayó.

Una de las medidas importantes fue la introducción, en 2006, de la violencia de género en la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud. El Plan Nacional de Sensibilización y Protección (2006-2008) ha hecho especial hincapié en la formación de expertos y, en diciembre de 2007, el Pleno del Consejo Interterritorial aprobó los criterios de calidad para la formación de los sanitarios.

Entre las actuaciones de información destacan la creación del 016, un servicio telefónico de asesoramiento, que ha atendido 73.418 llamadas en 13 meses. Hasta el 31 de mayo de 2008 se han incoado 240.723 asuntos por violencia de género, 94.133 mujeres disponían de protección judicial y se han resuelto 143.672 solicitudes de órdenes de protección, de las que se concedieron 112.808. Desde 2005 hasta esta fecha se han dictado 302.957 penas por violencia de género, 53.282 por penas de prisión. El Gobierno ha invertido casi 800 millones de euros en políticas de prevención y lucha contra la violencia de género.

"La ley integral de 2004 y la ley de igualdad de 2007 son dos demandas de las organizaciones de mujeres desde hace años. El problema que surge ahora son los contramovimientos, esto es, los intentos enmascarados de los sectores a los que no les interesa que la ley sea eficaz. Tenemos una ley óptima pero, en términos generales, los jueces no la interpretan bien. Así es casi imposible que haya condenas por violencia psicológica y, con frecuencia, el agresor que quiebra la orden de alejamiento recibe una amonestación en vez de ingresar en prisión. De este modo, las mujeres se encuentran nuevamente indefensas y los hombres permanecen impunes", denuncia Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas (914 418 555. www.separadasydivorciadas.org).

Mañana se presenta en el Consejo Interterritorial el informe anual sobre violencia de género 2007 al que ha tenido acceso EL PAÍS. En él se recogen las actuaciones que han acometido las comunidades autónomas, entre las que destacan la difusión, implantación e informatización del protocolo común para la actuación sanitaria, y otras iniciativas dirigidas a una actuación integral y coordinada entre las atenciones sanitaria, social y judicial. En 2009 el Gobierno invertirá casi 328 millones de euros desde los distintos ministerios para encarar la violencia contra las mujeres. El próximo Informe del Observatorio estatal de violencia sobre la mujer abordará la discapacidad en violencia de género.

Teléfonos de interés 016 Información nacional 24 horas. 900 191 010 Instituto de la Mujer. 900 152 152 Información 24 horas. 915 740 110 Federación de asistencia a mujeres violadas. www.violacion.org 913 190 721 942 210 521

Qué hacer en caso de agresión

Las mujeres deben tener claro que la violencia de género no sólo incluye las lesiones físicas, sino también la violencia sexual (actos contra la libertad sexual y la dignidad en la relación de pareja; intimidación, violación) y la psicológica (lenguaje soez y humillante, críticas exageradas, insultos y desvalorizaciones). Las tres se pueden denunciar. Existen teléfonos de información y emergencia de ámbito nacional (112), regional y local las 24 horas del día, y la mayoría de ciudades y localidades cuentan con centros de atención a las víctimas, o asociaciones de mujeres maltratadas, y en todos los casos las áreas de la mujer o servicios sociales de los ayuntamientos.

En caso de agresión física, se debe acudir al centro de salud u hospital más cercano, que trasladará el parte médico al juzgado de guardia, donde se abrirá el proceso. Haya o no lesión física, la víctima puede presentar denuncia ante la policía o el juzgado. Lo puede hacer en persona, o a través de un apoderado, de forma verbal o por escrito. Si es una emergencia puede solicitar auxilio policial llamando al 062 (Guardia Civil) o 091 (Policía), antes o después de acudir al centro médico.

Themis. Asistencia jurídica gratuita para mujeres víctimas de malos tratos. www.mujeresjuristasthemis.org.

Asociación Consuelo Bergés. www.consueloberges.com.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de noviembre de 2008

Más información