Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reordenación energética

Mafiosos rusos actuaron en España a favor de Lukoil

Oniani y Kalashov intervinieron en un plan para implantar 150 gasolineras

Dos importantes jefes de la mafia rusa, Tariel Oniani y Zakhar Kalashov, actuaron por cuenta de la petrolera rusa Lukoil cuando ésta hizo sus primeras gestiones para implantar una red de 150 gasolineras en España entre los años 2003 y 2004. Ese hecho se desprende de las investigaciones policiales efectuadas durante la operación Avispa y constan en el sumario. Igualmente, un documento enviado por la Fiscalía suiza, con fecha de 29 de marzo de 2007, a la Audiencia Nacional, sostiene que Kalashov "poseería una parte significativa de una de las sociedades más grandes rusas de petroleo, es decir, la empresa Lukoil".

Lukoil negoció con la consultora española Sarmet on Plus, domiciliada en Barcelona, un plan de negocios para introducir en España una red comercial de 150 gasolineras. Las gestiones comenzaron a finales del año 2002 y se rompieron extrañamente en agosto de 2004 cuando Lukoil demandó a Sarmet on Plus por haber registrado sin su consentimiento la denominación Lukoil Spain, SA. Dichas negociaciones no pasaron desapercibidas a la Fiscalía Anticorrupción española durante la investigación de las actividades de varios mafiosos rusos en España, investigaciones que concluyeron en la operación Avispa, llevada a cabo en junio de 2005. Los principales investigados eran Tariel Oniani y Zakhar Kalashov, por este orden. Y ambos aparecen involucrados en las negociaciones que tuvieron lugar entre la consultora española y Lukoil.

El principal sospechoso huyó tras un chivatazo de última hora

Las gestiones de la petrolera, que se echó atrás, fueron investigadas

Oniani era el principal objetivo policial de la operación Avispa, pero escapó a la acción judicial gracias a un chivatazo de última hora, cuyo responsable no ha sido aún localizado, cuando todo estaba preparado para su detención en Barcelona, lugar donde tenía fijada su residencia. Kalashov, por su parte, fue detenido en Dubai en junio de 2006 y está preso actualmente en España.

Los primeros pasos de Lukoil para entrar en España datan de septiembre de 2002. Tras un contacto inicial con ejecutivos de la consultora española Sarmet on Plus, especializada en el mercado energético, se acordó que la firma española elaborara un plan de negocio a la vista de los deseos de Lukoil de establecerse en algún país del sur de Europa. El plan era crear una filial de Lukoil participada en un 89,11% por la firma rusa y en un 10,99 por la española. Las entrevistas entre ejecutivos españoles y rusos se llevaron a cabo en Barcelona y Chipre en varias ocasiones.

Sarmet on Plus avanzó en la negociación y, a la vista de que la marca Lukoil no estaba registrada en España, procedió a su registro como Lukoil Oil Company y Lukoil Spain. Sin embargo, a finales de 2004 la empresa rusa dio marcha atrás en sus pretensiones e incluso llegó a demandar a la firma española por registrar ambas marcas sin su consentimiento. Lukoil ganó la demanda en el juzgado de marca comunitaria de Alicante en julio de 2005.

No se conocen las razones de la marcha atrás de Lukoil, pero sí se sabe que estas gestiones habían sido detectadas durante la investigación previa a la operación Avispa. También se ha podido acreditar la intervención tanto de Oniani como de Kalashov en las negociaciones. La Fiscalía Anticorrupción española concluye en un auto que la empresa Sarmet on Plus fue "utilizada como pantalla para una supuesta operación de blanqueo o de contrabando de hidrocarburos en España".

Pero el nombre de Lukoil involucrado con actores de la mafia rusa aparece en otro documento. En este caso se trata de una comisión rogatoria solicitada por el ministerio público de la confederación suiza (fiscalía) y enviada al juez Fernando Andreu, de la Audiencia Nacional. La Fiscalía suiza reclamaba alguna información sobre Kalashov, encarcelado en España. Kalashov era propietario de algunas cuentas bancarias en Suiza además de una sociedad, Rusomax Limited, que operaba en dicho país. En dicho documento se pone en conocimiento del juez español algunos datos relativos a Kalashov relacionados con su fortuna personal. Entre ellos, que tenía un papel destacado en la petrolera rusa Lukoil.

De hecho, la foto de Kalashov figuraba, según fuentes policiales, en la página web de Lukoil durante los años anteriores a su imputación penal, foto que desapareció tiempo después. El mismo hecho ha sucedido en otras ocasiones con algún ejecutivo (el vicepresidente Dimitri Tarasov, por ejemplo), quien fue reclamado por vía judicial para acudir a España y no compareció alegando problemas de seguridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de noviembre de 2008