El Nobel de Medicina Smithies ensalza el aceite de oliva

Científicos internacionales participan en Córdoba en un congreso

Oliver Smithies, premio Nobel de Medicina en 2007 inauguró ayer el segundo Congreso Internacional sobre Aceite de Oliva y Salud que se celebrará entre Córdoba y Jaén hasta mañana. En esta nueva edición, científicos de todo el mundo expondrán sus trabajos sobre los beneficios del consumo de aceite de oliva en la prevención y tratamiento de enfermedades como las cardiovasculares.

Es en este campo donde se ha distinguido más el británico Oliver Smithies. En su conferencia, dirigida especialmente a los jóvenes investigadores, el científico hizo un repaso a lo largo de toda su carrera de más de 50 años. Smithies, junto a Mario Capecchi y Martin J. Evans, está considerado el padre de una técnica conocida como knock out de genes. De esta manera, los científicos son capaces de silenciar o desactivar genes específicos de ADN de individuos (ratones de laboratorio) y conocer qué papel desempeñan éstos en el desarrollo de determinadas enfermedades, como las patologías cardiovasculares, neurodegenerativas, la diabetes o el cáncer.

Actualmente, el premio Nobel está muy interesado en estudiar el funcionamiento de los riñones, órganos encargados de separar las sustancias nocivas de las beneficiosas en el metabolismo. "El mecanismo por el que se produce este proceso es todo un reto y es muy interesante llegar a conocerlo con detalle", señaló. "Creo en las propiedades del aceite de oliva y estoy encantado de poder difundirlas, ya que no tengo ninguna duda de que es uno de los aceites más beneficiosos entre los aceites naturales que podemos encontrar", dijo.

El papel del aceite de oliva no es objeto de investigación científica por parte de Oliver Smithies, tal y como declaró al término de su charla, pero sí de su esposa, la doctora Nobuyo Maeda y de Jesús de la Osada -colaborador de Smithies-, que han comprobado el efecto del aceite de oliva virgen extra en el retraso del desarrollo de la arteriosclerosis.

Estudios y descubrimientos similares son los que se quieren dar a conocer en este congreso. Sus organizadores pretenden profundizar en líneas de trabajo relacionadas con los componentes beneficiosos que el aceite de oliva tiene para tratar enfermedades cardiovasculares, el cáncer, en el envejecimiento. Además, se quiere abordar otros campos de investigación distintos, como el de las enfermedades metabólicas, muchas de las cuales han concluido que el aceite de oliva es beneficioso para el control de la obesidad, así como para el síndrome metabólico, la disfunción sexual y la diabetes.

Los contenidos de esta edición del congreso se han dividido entre Córdoba y Jaén. Además de la de Smithies, otras dos conferencias se celebraron ayer en Córdoba. Una centrada en el aceite de oliva y su relación con los fenómenos de inflamación y envejecimiento, moderada por el director de la Unidad de Lípidos y Arterioesclerosis del Hospital Reina Sofía de Córdoba, Francisco Pérez Jiménez. Y un segundo encuentro centrado en la obesidad, el síndrome metabólico y la diabetes, coordinado por el doctor Federico J. Soriguer Escofet, del servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Carlos Haya de Málaga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 20 de noviembre de 2008.