Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Refrescos, películas, entradas... de todo en su quiosco

La nueva ordenanza permite ampliar la venta a todo tipo de artículos

Los que triunfaron ayer fueron los quiosqueros de Madrid. Tres años les ha costado cambiar la ordenanza municipal que regulaba un sector que aglutina en este momento a 900 quioscos en la capital. Llegaron a ser 1.300 hace 20 años, y eran 1.100 hace un año. El declive de las ventas hacía mella en el gremio y se cerraban puestos sin cesar, "40 por año", asegura el presidente de la Asociación de Vendedores Profesionales de Prensa de Madrid, Enrique Fernández.

Los quioscos de prensa de Madrid podrán vender, además de revistas y periódicos, lotería, tabaco, agua y refrescos embotellados, entradas para espectáculos culturales y de ocio, y libros, música y cine en formato digital en virtud de la nueva ordenanza municipal del Ayuntamiento, cuya propuesta inicial fue aprobada ayer por la Junta de Gobierno.

Muchas de esas cosas realmente se vendían ya. Lo reconoce el propio Fernández, que lleva 22 años con su quiosco en la calle del Conde de Peñalver. "Era necesario poner al día la norma que regulaba nuestras ventas porque, de hecho, ya vendíamos muchos productos que ahora nos reconoce la propia ordenanza. Habíamos tenido que diversificar las ventas para mantener nuestros negocios a flote y ahora había que poner al día la normativa", argumenta.

La posible competencia con otros sectores comerciales ha retardado esa "actualización de la ordenanza", hasta el punto de que les ha dado tiempo a hacer un plan estratégico para la situación del sector y un Libro Blanco del quiosco. El alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, explicó ayer que, además de los productos mencionados, podrán vender pequeños consumibles de material telefónico, fotográfico, informático y electrónico.

Eso sí, no podrán incrementar la superficie que ocupan de vía pública, y cualquier elemento anexo, así como el propio quiosco, será sometido a un nuevo régimen de homologación.

Además, la nueva ordenanza introduce también cambios en el régimen de zonificación y distancias que deben guardar los quioscos entre sí y con el resto de mobiliario urbano. Es la modernización del sector, la ampliación de las líneas de negocio actuales y el aprovechamiento de las tecnologías de la información. Lo resume Fernández: "ahora podemos ser viables económicamente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de noviembre de 2008