Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unedisa necesita el apoyo de su matriz RCS para seguir "en funcionamiento"

La empresa cerró 2007 en pérdidas y con deudas de más de 1.000 millones

Unidad Editorial (Unedisa), la empresa que edita diarios como El Mundo y Marca, cerró 2007 en números rojos y con unas deudas superiores a los 1.000 millones de euros, según las cuentas que acaba de depositar en el Registro Mercantil. Su difícil situación financiera dejó el balance de cierre de año con un fondo de maniobra negativo de 116,5 millones, y sólo gracias al apoyo de su matriz, el grupo italiano RCS, pudo seguir como "empresa en funcionamiento", según la propia compañía. Las cuentas, además, se han deteriorado este año por la caída de ventas de El Mundo y Marca y la crisis publicitaria, según RCS.

Unidad Editorial, SA, cerró el ejercicio 2007 con unas pérdidas de 24,8 millones, según las cuentas individuales de la sociedad, las únicas que figuran depositadas en el Registro Mercantil. Según esos datos, la sociedad cerró 2007 con un resultado de explotación negativo de 4,3 millones y pérdidas de las actividades ordinarias de 27,7 millones. La empresa no ha depositado las cuentas consolidadas, pero también en éstas el grupo Unidad Editorial está en pérdidas (621.000 euros), según reconoce en su memoria.

El endeudamiento supone más de 20 veces el beneficio bruto operativo

El resultado de explotación no cubre ni la mitad de los intereses

Unidad Editorial no ha sido capaz de hacer frente a los intereses de su abultada deuda y a la vez mantenerse en beneficios. Entre esa deuda destaca un préstamo de su accionista RCS Investimenti de 720 millones con vencimiento el 30 de junio de 2015 y tres pólizas de crédito de 50 millones cada una con las entidades BBVA, Santander y Banesto con vencimiento en junio de 2009, renovable hasta diciembre de 2010. Mientras que su grupo matriz recibe un interés del 7,1% por el préstamo, los bancos le cobraron un tipo de interés del 4,94%.

Además de esos 870 millones, Unidad Editorial, SA, tenía otros préstamos a corto plazo de empresas del grupo por 168 millones (incluyendo otros 45,5 millones de RCS) y pasivos comerciales por 130,7 millones más.

Ésas son las cifras de deuda incluso tras una ampliación de capital realizada en 2007 en la que RCS, que controla el 96,4%, le inyectó cerca de 200 millones.

La deuda y las pérdidas han dejado a la empresa en una difícil situación financiera. Según explica la memoria auditada por Ernst & Young, "el balance de situación a 31 de diciembre de 2007 presenta un fondo de maniobra negativo por valor de 116.512.204 euros. No obstante, el principal accionista de la sociedad ha manifestado que continuará prestando el apoyo financiero necesario para la continuidad de la actividad. De acuerdo con ello, los administradores consideran apropiada la aplicación del principio de empresa en funcionamiento en la preparación de las cuentas".

La deuda de Unidad Editorial supone más de 20 veces el resultado bruto operativo (EBITDA) del grupo español en los nueve primeros meses de 2008. Según los datos facilitados por RCS, Unidad Editorial entró en pérdidas de explotación en el tercer trimestre. RCS no publica las cifras de resultado neto, pero los 18,8 millones de resultado de explotación (EBIT) de los nueve primeros meses son insuficientes para soportar siquiera la mitad de los intereses de su abultada deuda.

Parte de ese pasivo proviene de adquisiciones. En abril de 2007, el grupo compró el 100% de las acciones de Recoletos por unos 486 millones. Tras esa compra, Unidad Editorial ha creado sociedades para sus diferentes unidades de negocio. Mientras que la nueva sociedad que edita El Mundo se constituye sin deuda y con 3,8 millones en caja, las que editan Marca y Expansión se crean con sólo 6.000 euros en caja y con deudas de 333,5 y 107,2 millones, respectivamente, lo que compromete su rentabilidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de noviembre de 2008