Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Empresas & Sectores

Farggi salva la fábrica de Frigo en Barcelona

Unilever tenía previsto cerrar la histórica planta de helados

La histórica fábrica de helados de Frigo, que abrió sus puertas en el barrio barcelonés de Poblenou en 1927 y pertenecía hasta ahora a Unilever, va a acabar en manos de un pequeño grupo catalán, Farga, que produce la marca de helados Farggi. El cambio de dueños permite mantener la actividad fabril en el centro, ya que Unilever tenía previsto echar el cierre, y salvar 85 de los 268 trabajadores afectados por la decisión empresarial.

Pero la operación es también una palanca para la propia Farggi. Fundada en 1957 y con cerca de 85 establecimientos, a la compañía fundada por Jesús Farga se le ha quedado pequeña la planta en la que hasta ahora ha producido su helado, en el municipio barcelonés de Montgat, para poder cumplir sus planes de crecimientos: alcanzar las 140 cafeterías y salir al mercado internacional en un plazo de cinco años. "Esto nos da el oxígeno que necesitamos para lograr la proyección que queremos en el futuro", explica Farga, presidente del grupo que lleva su apellido e incluye catering, pastelería y restauración.

La marca catalana de helados quiere pasar de 85 a 140 tiendas

El volumen de negocio pasará de 52 a 70 millones en un año

La compra de la factoría costará alrededor de 30 millones de euros, según fuentes cercanas a la operación. De éstos, el 20% procederá de los recursos propios de la compañía. En una época de sequía crediticia, de la que las empresas catalanas no dejan de quejarse, la empresa ha encontrado respaldo público al proyecto, dado que permite mantener puestos de trabajo en un momento en que la industria catalana parece desmoronarse a golpe de cierres y expedientes de regulación de empleo (ERE). En este contexto, el Instituto Catalán de Finanzas (ICF), el órgano de crédito público del Gobierno catalán, concederá un aval por el 65% del coste, mientras que un crédito de La Caixa sufraga el 15% restante.

Farggi dejará ahora Montgat y concentrará toda su actividad en Barcelona, con un centenar de empleados, y trasladará también a su equipo directivo. Para asegurar la viabilidad de la planta y el nivel de actividad suficiente como para mantener a otros 85 trabajadores procedentes de Frigo, Unilever le encargará a Farggi la producción de entre cinco y ocho millones de litros de helados anuales en los próximos cinco años, que se sumarán a los siete millones de producción propia de la marca catalana.

Traducido a ingresos, la nueva Farggi espera alcanzar una facturación de 70 millones de euros el próximo año, frente a los 52 con los que espera cerrar 2008. "Así podremos entrar de forma más fuerte dentro del hogar (a través de la distribución de helados Farggi en los supermercados) y la hostelería", señala el presidente y fundador de Farga.

Hace un mes, la compañía compró también una pequeña planta de pastelería congelada en la provincia de Barcelona, Dalhy, con 18 empleados, que añade una ficha más al grupo.

En su proceso de expansión esta empresa de solera ha alternado "un rellano cada diez escalones", en palabras de Jesús Farga, que puso en marcha su primera tienda tras haber estudiado un curso de pastelería en Lleida.

Hoy, Farggi tiene presencia en varias ciudades españolas y se propone desembarcar en el mercado internacional en los próximos años.

Unilever mantendrá la marca Frigo. El cierre de la fábrica catalana se enmarcó en un severo plan de reestructuración anunciado el año pasado que pasaba por eliminar 20.000 puestos de trabajo y dar el cerrojazo a 50 factorías. Una de las que han caído en el proceso, la de Frigo, "es la más desaprovechada y funciona al 50% de su capacidad", explicaron fuentes de la multinacional cuando anunciaron el cierre el mes pasado.

Es, además, la planta de helados más pequeña de las 10 con que Unilever cuenta en Europa, organizadas en red de modo que cada una tiene asignadas varias líneas y manda sus productos a toda Europa. Por ejemplo, en la factoría catalana se producía un volumen de 35,3 millones de litros de helado y en la fábrica italiana del grupo la cifra asciende a un total de 158 millones. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de noviembre de 2008