Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubren una muralla medieval en Pontevedra

A pocos metros de la basílica de Santa María, en pleno casco histórico de Pontevedra, se han descubierto restos de lo que parece ser la muralla de la fortaleza militar conocida como Torres Arzobispales o Churruchaos, que alcanzan los cinco metros de profundidad bajo el nivel del suelo. El hallazgo abre la posibilidad de "organizar un circuito arqueológico por la ciudad siguiendo el trazado de la muralla medieval, que tiene un valor incalculable", según avanzó la concejala de Urbanismo, Teresa Casal (PSOE).

El arqueólogo municipal, Xoan Carlos Castro, afirmó estar "absolutamente sorprendido" por la altura del muro y la calidad de su fábrica por piedra muy bien tallada, si bien ya contaban con la posibilidad de encontrar algún rastro de las construcciones medievales. La fortaleza fue construida por el Arzobispado en 1226, según algunos autores. La obra sufrió sucesivas modificaciones hasta que en 1874 fue derribada, lo que supuso la pérdida del edificio más elevado del promontorio de Santa María. Según el libro Pontevedra, villa amurallada, el pazo, que en su última etapa hizo las veces de prisión, habría resistido la revuelta de Os Irmandiños y la invasión inglesa de 1719.

Este descubrimiento se suma a la recuperación de la torre de los Montenegro, restos de edificaciones, de la muralla y de un camino medieval en el entorno del Campillo de Santa María, que hasta hace poco era lugar de concentración para el botellón. Todo ello forma un complejo arqueológico de gran valor que junto al futuro Museo de Historia de la Ciudad, en la cabecera de O Burgo, devolverá a la ciudad del Lérez parte del portento del que hizo gala durante el Medievo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de noviembre de 2008