Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Crisis mundial | La reunión del G-20

Loa de Bush al libre mercado

George Bush eligió ayer el Federal Hall, en pleno corazón de Wall Street, para salir en defensa del sistema capitalista y pedir a los líderes que acuden a la cumbre financiera en Washington que no se vean tentados a adoptar medidas proteccionistas para hacer frente a la crisis. El presidente de EE UU propuso cinco acciones para orientar el debate de la reforma del sistema financiero.

Bush considera que la crisis actual "no es un fracaso del sistema de libre mercado" y por eso dejó claro que "la respuesta no debe ser intentar reinventarlo", sino "corregir los problemas". Y a pesar de que su Administración está destinando una cantidad ingente de dinero público para ayudar a los bancos, dijo que "la intervención del Gobierno no es la cura".

Hay muchas expectativas puestas en esta primera reunión, en la que se analizarán las causas de la crisis, la eficacia de las medidas adoptadas para contenerla y aportar soluciones que prevengan que se repita un episodio similar en el futuro. El presidente en funciones espera que del encuentro salga un acuerdo para dar una respuesta coordinada a la crisis.

Bush afronta la cumbre mientras se prepara el cambio de llaves en la Casa Blanca. Pero antes de ceder la presidencia a Barack Obama quiere que en ese foro se reafirme que "el libre mercado ofrece la vía más segura para una prosperidad duradera". Y plantea que el debate rote sobre cinco acciones específicas: mejorar la transparencia de los mercados -incluyendo mejoras contables- para que el inversor entienda el valor de los activos; adoptar una regulación adecuada para los productos financieros; revisar las reglas contra la manipulación y el fraude para proteger al inversor; reforzar la cooperación entre los reguladores nacionales; y modernizar la estructura del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial. Bush también pidió un impulso al libre comercio internacional.

"Como cualquier sistema diseñado por el hombre, el capitalismo no es perfecto. Puede estar sujeto a excesos y abusos. Pero es de lejos el más eficiente", remachó. Bush aprovechó para devolver la pelota a los países que apuntan a la laxitud reguladora de EE UU como origen de la crisis, recordando que hay países europeos que aun teniendo una reglamentación más amplia experimentan "problemas casi idénticos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de noviembre de 2008