Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No había niños muertos en la 'cámara del horror' de Jersey

Los 170 restos encontrados en el orfanato son de animales

Los 170 restos humanos encontrados eran en realidad huesos de animales, salvo tres, que correspondían a hombres muertos hace cientos de años; el cráneo que desencadenó las especulaciones era un trozo de cáscara de coco; los grilletes eran viejas piezas de metal oxidado; las celdas secretas no eran más que agujeros en el suelo; la bañera de los horrores era una pica que se utilizó por última vez en 1920. Y no había sangre, porque ni hubo niños muertos ni había una cámara de los horrores en el orfanato de Haut de la Garenne, en la isla de Jersey.

Hubo abusos sobre muchos de los niños alojados en ese orfanato entre 1960 y 1986, y su investigación continúa. Pero el escándalo que conmovió al mundo en primavera ha quedado reducido a una investigación torpe y al eco que logró en los medios del siglo XXI, sedientos de noticias escabrosas. Las especulaciones de que los abusos habían llegado al extremo del asesinato han quedado reducidas a la nada.

El Gobierno de Jersey ha suspendido al responsable de la policía de la isla, Graham Power, tras publicarse las conclusiones de los investigadores sobre el caso. El que inició las primeras investigaciones y antiguo jefe adjunto de la policía, Lenny Harper, ha sido muy criticado por el informe final. Su sucesor, David Warcup, le acusa de haber engañado al público sobre los hallazgos. El destituido jefe policial, sin embargo, se ha defendido: la policía, asegura, nunca dijo que había habido asesinatos, pese a que el caso se investigaba como un homicidio.

Todo empezó en febrero, cuando la policía dijo que había encontrado lo que parecían restos del cráneo de un niño cuando investigaba una presunta red de pedofilia. La revelación provocó que decenas de personas que habían vivido en el orfanato denunciaran que habían sufrido allí abusos. A partir de ahí, Haut de la Garenne se convirtió en el escenario supuesto de asesinatos de niños víctimas de esos abusos y la policía empezó unas detalladas excavaciones. Los restos encontrados han resultado ser de animales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de noviembre de 2008