Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El grupo bisagra de IU maniobra para hacerse con el liderazgo

Las tres familias recaban apoyos a dos días de la asamblea

Joan Josep Nuet, único senador de IU y miembro de la familia con menos peso de las tres en las que está dividida la organización, aseguró hace cuatro meses que su recién nacido grupo —la tercera vía o Nacional-II— "jamás" se aliaría con ninguno de los otros dos, los mayoritarios, para darle el poder, sino que buscaría hasta el final la "integración" de todos los sectores en una nueva IU. "Consenso o nada. No estaremos ni con unos ni con los otros", dijo.

Ahora, a dos días de la celebración de la IX Asamblea Federal que decidirá el futuro de IU, ese grupo bisagra es clave, y Nuet, su cabeza de lista, aspira a sustituir a Gaspar Llamazares al frente de la tercera fuerza política española. Ayer se reunió en sucesivos encuentros con responsables de las otras dos familias —llamazaristas y PCE— para abordar posibles alianzas. Una intensa jornada de negociaciones que anticipa lo que serán los últimos días previos a la asamblea: llamazaristas y PCE, enemistados desde hace años, esperan obtener in extremis el apoyo de la N-II para designar coordinador. Y la N-II no descarta que finalmente sea un candidato suyo —Nuet u otro— quien salga beneficiado del odio que se tienen las dos familias mayoritarias. "Está casi cerrado el acuerdo para lograr una dirección compartida: un coordinador con menos competencias que ahora y, quizás, dos vicecoordinadores. Y está por ver quién ejercerá esos cargos. El PCE no va a tolerar que la gente de Llamazares mantenga el control de IU. Y al revés: los llamazaristas harán lo que sea para que el PCE no gane esta asamblea. Si no se ponen de acuerdo, nosotros seremos la solución", afirma un miembro de la N-II que niega que su grupo —desgajado de la actual dirección tras la catástrofe electoral de marzo— vaya a entregarse finalmente "al mejor postor".

Los fieles a Llamazares —cuya cabeza de lista será previsiblemente Inés Sabanés— lo ven de forma bien distinta. "Sería surrealista que la N-II, que no representa ni al 20% de la militancia, exigiera el cargo de coordinador. Estamos dispuestos a buscar consensos, pero dentro de la lógica. Si la N-II decide aliarse con el PCE, allá ellos: a ver cómo gestionan luego esa alianza en el día a día", advierte un llamazarista. Dirigentes del PCE —que presenta de candidato a Cayo Lara— admiten los contactos con la N-II pero subrayan que ellos (con cerca del 45% de los delegados) siguen apostando por "una dirección colegiada".

Contra la crisis

Las familias de IU aparcaron el pasado lunes sus diferencias para pactar el documento unitario que abrirá la IX Asamblea Federal y que se centra en la crisis económica internacional. En este momento de "emergencia civilizatoria", dice el texto, IU debe "convertir en oportunidades las dificultades" y abanderar un movimiento que no busque la refundación del capitalismo sino su sustitución por algo "radicalmente diferente". En un ámbito más doméstico, el documento propone salir a la calle con "mil actos públicos en toda España, en defensa de los puestos de trabajo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de noviembre de 2008

Más información