Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Sobre Joan Peiró

Perpiñán, Francia

En una tribuna publicada en EL PAÍS dedicada a rememorar la figura del ministro anarquista Joan Peiró, el historiador Julián Casanova acusa al movimiento libertario de haber vejado a Peiró, al que "ni siquiera su trágico final sirvió para redimirle".

Casanova tiene el derecho de considerar que la guerra, las cárceles, las ejecuciones y el exilio "metieron al anarquismo en un túnel del que ya no volvería a salir". Él también, como todo ciudadano, tiene derecho a expresar sus opiniones políticas; pero, en cuanto historiador (la tribuna va firmada como "catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza"), debería ser más riguroso en sus enjuiciamientos. Un historiador tiene el deber de informarse para decir la verdad, toda la verdad, y no dejarse llevar por su subjetivismo ideológico.

El historiador Casanova debería saber que en el anarquismo y en el anarcosindicalismo existen dos formas "de entender la revolución y el papel de los anarquistas en los sindicatos", pero que las divisiones que ello haya provocado no han sido un motivo para olvidar a Joan Peiró. En la memoria colectiva del movimiento libertario está Peiró al lado de los Durruti, Ascaso y muchos otros militantes obreros. Como también está su nombre en algunas "historias que dicen recuperar a las víctimas del franquismo".

Me permito informarle de que los Llamamientos del Grupo pro revisión del proceso Granado-Delgado han incluido siempre a Joan Peiró y Salvador Puig Antich.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de noviembre de 2008