El etarra que apostó por abandonar la violencia

Está por demostrar si dirigentes de ETA fueron los verdaderos responsables de la desaparición de Eduardo Moreno Bergareche, Pertur, hace 32 años, pero lo cierto es que, en el momento en que se le perdió la pista, el dirigente etarra se encontraba en pleno conflicto con otros miembros de la dirección de la banda.

Desde la oficina política que dirigía, Pertur había apostado por dejar de lado la violencia para fundar un partido que defendiese los objetivos políticos de la izquierda abertzale sin tener que recurrir a las pistolas. Ese apoyo decidido a la paz le costó varios enfrentamientos con el sector duro de la organización, los comandos bereziak, que con los años pasaron a integrar la ETA que ha perdurado hasta hoy. Debido a sus discrepancias con los duros, Pertur fue acusado de buscar el diálogo con el Gobierno de Suárez a través del abogado Juan María Bandrés, lo que le costó una retención como castigo interno de la organización.

Más información

Meses después de su desaparición, en 1977 la mayoría de sus compañeros en ETA Político-militar abrazaron la amnistía que ofrecía el Ejecutivo integrándose, junto a Bandrés, en Euskadiko Ezkerra. Sus enemigos en la organización, sin embargo, decidieron seguir matando.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 03 de noviembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50