Entrevista:APERITIVO CON... IZASKUN BILBAO

"No acepto que por ser políticos seamos quinquis"

"En mi pueblo tengo que pagar yo". Y con esa autoridad cierra Izaskun Bilbao (Bermeo, 1961) el debate de quién asume la cuenta en una mañana con esa luz portentosa que a veces luce el Cantábrico en otoño. Esta terraza en el puerto de la localidad vizcaína también ha sido propuesta por la presidenta del Parlamento vasco. "Los fines de semana me gusta pasear, oler el salitre, encontrarme con la gente y tomarme un marianito rojo con un pincho". Y es que desea "seguir siendo Izaskun", pese a la responsabilidad que asumió inesperadamente en mayo de 2005. No era la candidata inicial de su partido, el PNV, y fue el bloqueo opositor a que repitiese su antecesor, Juan María Atutxa, el que, tras 10 votaciones, la llevó a un puesto en que "jamás" había pensado. Incluso se enfadó "muchísimo" con el amigo que días antes le apuntó que sería la elegida.

La presidenta del Parlamento vasco se siente en ocasiones como una comercial

Que alguien dedicado a la cosa pública salude en su web institucional (parlamento.euskadi.net) diciendo que la política es demasiado importante para dejarla sólo a los políticos, define mejor que largos párrafos a quien la emplea. Leyó la frase en la noticia de la presentación de un libro y "encaja perfectamente" con lo que quiere que sea su Cámara, más próxima a los ciudadanos y no sólo por Internet. "Tenemos que hacer la política de manera más sencilla".

Esa participación y la desconfianza ciudadana hacia los políticos se suceden en la conversación, sin olvidar los pinchos (de anchoas y bonito, qué mejor opción en Bermeo). Y una idea a la que vuelve varias veces: la transparencia. "Hacer de las instituciones organizaciones transparentes es una oportunidad para la política. No acepto que somos unos quinquis por dedicarnos a la política. Esa imagen se tiene muchas veces porque no se conoce lo que hacemos". Así que ha dedicado con su equipo un año entero a recorrer en autobús, lunes tras lunes, todos los ayuntamientos de Euskadi para explicar a sus vecinos la labor de la Cámara y cómo pueden corresponsabilizarse. Un esfuerzo "como comerciales" que lamenta no haya tenido más repercusión.

El pasado 15 de mayo quedará en el recuento de su mandato. Ese día, el Parlamento vasco homenajeó por vez primera a una víctima de ETA, el guardia civil Juan Manuel Piñuel, asesinado el día anterior. Bilbao se ha implicado mucho personalmente, "por pura coherencia", para cumplir los compromisos aprobados que demandaban del legislativo autónomo mayor cercanía a las víctimas.

Le enorgullece ser la primera presidenta de una Cámara con un 57% de mujeres. "No puedo disimular la satisfacción, sobre todo cuando en otros parlamentos nos preguntan cuántas mujeres hay". Y mientras la terraza se llena de parroquianos, incide en lo que una mayor presencia de las mujeres podría aportar a la política: "Para nosotras la fortaleza es llegar a un acuerdo, y, si debes renunciar a algo para ello, lo hacemos con más facilidad que los hombres".

La próxima semana será la anfitriona del plenario de la CALRE, la conferencia de 74 parlamentos regionales europeos que preside este año. Tras insistir cuatro veces en que no ha dedicado un segundo a pensar si repetirá en el cargo en 2009, se apaga la grabadora, pero la charla prosigue. Eso sí, pide que quede escrito que "está pendiente la innovación política, que pasa por la apertura, la transparencia y la participación". Escrito queda.

Bilbao está orgullosa de un Parlamento con un 57% de mujeres.
Bilbao está orgullosa de un Parlamento con un 57% de mujeres.L. A. G.

Bar Olatu. Bermeo

- Un vermut rojo: 1,40.

- Dos vinos blancos: 2,80.

- Un agua mineral: 1,40.

- Una cerveza sin alcohol: 1,40.

- Cinco pinchos: 7,50.

Total: 14,50 euros

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 27 de octubre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50