Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Guardiola como síntesis del Barça

El conjunto azulgrana expresa los valores aprendidos en el fútbol base desde la llegada de Cruyff al Camp Nou

Los números del Barcelona de Pep Guardiola sólo admiten comparación con los del británico Vic Buckingham en la temporada 1970-71. Ambos empezaron el ejercicio como un tiro en su estreno como técnicos. El estupendo rendimiento del equipo, segundo y máximo goleador con 24 tantos, ha sorprendido al propio entrenador: "No es normal. Lo normal es llegar al minuto 30 empatados, perdiendo 0-1 o ganando 1-0 y no venciendo por 5-0".

Guardiola insiste en el trabajo y el compromiso como puntos de partida y a su equipo se le reconocen automatismos propios de la cantera azulgrana. No es casualidad que sea el primer jugador formado en La Masía que alcanza el banquillo y que, como epicentro que fue del dream-team, el juego de su equipo parezca primo hermano del que en su día montó Johan Cruyff. A Cruyff, primer valedor de la apuesta de Guardiola para el banquillo, sólo le ha sorprendido que "los jugadores hayan asimilado tan rápido las ideas". Como heredero de los valores recibidos, lo que predica engancha con la formación recibida por los canteranos que juegan ahora en el Camp Nou.

"A veces, viendo jugar al primer equipo, parece que esté viendo al infantil", afirma Olivé

"Cuando Pep habla, convence", dice Kiko. "Es decidido. Su equipo, tambien", opina Bakero

Por ejemplo, Piqué, que creció en el fútbol base, emigró a Manchester y, de vuelta a casa, se ha encontrado con un lenguaje conocido: "Muchos de los conceptos que nos pide Guardiola los escuché de niño. Me pasa a mí, a Messi, seguro que a Iniesta, a Puyol y a Xavi.... El entrenador nos pide cosas que ya hemos hecho antes, que nos han inculcado otros entrenadores". Entre otros, Tito Vilanova, ayudante de Guardiola en el primer equipo y entrenador de Piqué y Messi cuando eran cadetes. "Partiendo del sistema, un 4-3-3 con el que han trabajado toda la vida los equipos de la cantera, hay detalles como jugar abiertos, no reiterar el pase o mantener la posición que remiten a las enseñanzas que tanto Pep como yo recibimos en La Masía y que la gente de la cantera ha escuchado antes y escucha ahora en todos los ejercicios". Lo mismo le ocurre a Xavi: "Hablamos un idioma común porque hemos tenido casi la misma educación. Crecimos con una manera de entender el fútbol, tenemos la misma base y eso permite asimilarlo más fácilmente, aunque haya conceptos que sean diferentes de los habituales". Por ejemplo: los volantes juegan más cerca del área rival de lo que se acostumbra en las divisiones formativas y se presiona más arriba.

"El juego del Barça remite a los conceptos que se enseñan en el fútbol base desde hace años", conviene Jaume Olivé, que durante dos décadas trabajó en el fútbol formativo del Barça; "a veces, viendo jugar al primer equipo, parece que esté viendo al Infantil A. La diferencia sería la velocidad de ejecución, propia de jugadores de gran nivel técnico, pero por la utilización del balón, por el dibujo 4-4-3, por la insistencia en buscar el pase corto porque se juega muy junto y que el pase largo cruzado sea sólo un recurso, por la renuncia a posiciones neutrales -tocas y te mueves-, por la llegada del centro del campo, por los apoyos... Todo remite a la cantera". Y, por encima de todo, un axioma: "La voluntad de ganar los partidos haciendo las cosas bien, algo que se le nota al equipo de Guardiola, es un concepto que se inculca en la base: primero haz las cosas bien y luego gana".

Guillermo Amor asume la cultura del trabajo como parte fundamental de que sin esfuerzo no hay premio, un concepto muy asumido por la gente que ha pasado por la cantera: "Cuando hablamos del plus de haber crecido en el fútbol base y llegar al primer equipo, hablamos de sentimiento y de las ganas de seguir esforzándote por cumplir, hacerlo bien y quedarte", dice; "el equipo de Guardiola remite en muchos detalles al fútbol en el que nos hemos criado él, yo y otros muchos". Así, reconoce: "El sistema de juego, la combinación, el toque, el apoyo, la llegada, jugar abiertos, no ocupar posiciones neutrales... En la cantera se crece jugando así". El Barça habla el idioma de Oriol Tort, Laureano Ruiz y Olivé. Amor así lo entiende. "Mi hijo juega en el prebenjamín. Los ejercicios han evolucionado y se han perfeccionado desde que yo pasé por las categorías inferiores. Son juegos de posición por definición y ya los empezamos a hacer con Cruyff. Luego, cada entrenador aporta matices".

Llorenç Serra Ferrer fue responsable de la cantera de 1997 a 2000 y dirigió también al primer equipo: "El Barça tiene solidaridad, ambición, seriedad, esfuerzo, talento, humildad, seriedad... La mayoría son calidades que definían a Guardiola como jugador. La alegría se mezcla con el esfuerzo". "Lo que tiene el Barça es gol y muy repartido. Tiene esa filosofía", resume Radomir Antic, ex entrenador del Barça y ahora seleccionador serbio. "El Barça ha metido más goles de falta y saque de esquina este año que en las dos últimas temporadas. Es por algo". "Por calidad individual", acota Víctor Muñoz, al que Guardiola pedía la camiseta cuando era un recogepelotas; "Guardiola ha conseguido que jugadores de altísima calidad jueguen como un equipo y eso tiene mucho mérito. Ahora está por ver cómo se maneja en los tiempos complicados".

José Mari Bakero, ex compañero de Guardiola, sostiene que el protagonismo del técnico obedece a "un cambio de ciclo porque, al irse Ronaldinho y Deco, Messi, Iniesta y Xavi han dado un paso adelante. Pep es decidido y su equipo también. El Barça tiene ilusión, confianza, velocidad, profundidad... Remite a lo aprendido con Cruyff". "Lo que tiene el Barça es mucho palique", tercia Kiko, que coincidió con Guardiola en la selección española y en el curso de entrenadores; "cuando habla, convence. Se dio cuenta de que el problema estaba en la cabeza de los jugadores y metió el bisturí. Ante el Almería, excepto Alves, todos estaban ya el curso pasado, pero parecía otro equipo".

"No nos engañemos", concluye el propio Guardiola; "la clave es que los jugadores son muy buenos. No hay entrenador que haga milagros".

Compara a Cruyff con Guardiola en lalistaWIP

Assulin, israelí, no puede ser alineado

El Barça disputa hoy la ida de la Copa ante el Benidorm, de Segunda B, con la mayoría de sus extranjeros -Alves, Eto'o, Henry, Hleb o Abidal - y sin sus mejores canteranos -Valdés, Xavi, Messi, Puyol o Iniesta-, a los que Guardiola ha dado descanso, como a Márquez, en una decisión que escenifica el cambio de guardia en el equipo azulgrana.

El técnico también tenía la intención de convocar al israelí Gai Assulin, de 17 años y que se desenvuelve en el filial, pero que no puede ascender al primer equipo por ley: es extracomunitario y no posee la doble nacionalidad. Así, como ya le ocurriera a Messi hace unos años, sólo podría jugar en el Barça si tuviera ficha de profesional. "En ese caso, nunca podría volver a jugar con el filial", esgrimen desde el Barça.

En la Champions, que no atiende al número de extracomunitarios, debería ser distinto. "Pero la lista europea pasa por la federación española y no le tramitarían la ficha", apuntan desde el club.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de octubre de 2008

Más información