Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El SPD alemán acepta el apoyo de La Izquierda en Hesse

El Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) anunció ayer su acuerdo de coalición con Los Verdes en el Estado de Hesse, donde, por primera vez en el Oeste, contará con el apoyo de La Izquierda para gobernar.

En noviembre, la elección de la socialdemócrata Andrea Ypsilanti como primera ministra acabará con meses de negociaciones y una ristra de polémicas que contribuyeron a la caída, en septiembre, del jefe del partido, Kurt Beck. Supondrá, además, el fin del Gobierno regional del halcón cristianodemócrata Roland Koch (CDU). En enero, Koch perdió su mayoría absoluta en Hesse tras protagonizar una encendida campaña de sesgo xenófobo.

Celebrados tras el paso del ecuador de la primera legislatura de la gran coalición entre CDU y SPD que preside la canciller Angela Merkel (CDU), los comicios de Hesse tenían una clave muy nacional. Los años de gran coalición han diluido el carácter de los dos grandes partidos a ojos de los electores. Tanto Ypsilanti como Koch se impusieron acentuar las diferencias. Koch escoró a los suyos hacia la derecha, mientras que Ypsilanti rescató algunas reivindicaciones socialdemócratas, como el salario mínimo y las reformas educativas. Las elecciones terminaron en empate técnico entre los grandes partidos. Y por vez primera entró La Izquierda en el Parlamento.

Escándalo

Tanto Ypsilanti como el entonces presidente del SPD, Kurt Beck, habían rechazado en campaña cualquier colaboración con La Izquierda, el partido resultante de la fusión entre los excomunistas del Este y los disidentes socialdemócratas de Oskar Lafontaine en el Oeste. Tras las elecciones y en vista de que la coalición rojiverde no llegaba a la mayoría necesaria en Hesse, Beck autorizó la colaboración y levantó la primera paletada para su propia tumba política.

El escándalo fue mayúsculo. Tanto, que justo ahora, una vez recompuesta el pasado domingo la cúpula socialdemócrata bajo la dirección de Franz Müntefering y Frank-Walter Steinmeier, anuncia Ypsilanti su acuerdo definitivo con verdes e izquierdistas. La mayoría parlamentaria no está garantizada. La parlamentaria Dagmar Metzger ya anunció que no apoyará a Ypsilanti. Un solo cambio más frustraría su elección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de octubre de 2008