Los expertos revisan el terreno para abrir la fosa de Lorca en tres semanas

El primer rastreo detecta en una de las dos posibles ubicaciones indicios de que la tierra fue removida para enterrrar al poeta, un maestro y dos banderilleros

"Creemos que podemos estar abriendo la fosa de Lorca entre el 15 y el 18 de noviembre", explicó ayer Francisco González, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Granada, minutos después de pisar los dos lugares en los que se cree que puede estar la fosa, acompañado por un arqueólogo, dos geólogos, dos antropólogos, dos genetistas y cuatro miembros de la asociación. "Ha sido muy, muy emocionante", relató. La de ayer era la primera visita que realizaban al lugar sabiendo que pronto podrían abrir el suelo que pisaban porque lo ha autorizado un juez.

Garzón envía un exhorto al Juzgado de Granada para iniciar los trabajos

Más información

El exhorto de Baltasar Garzón que recibió ayer el Decanato de Granada para designar al juez de instrucción que ha de supervisar los trabajos de exhumación desencadenó una reunión de los expertos y una improvisada visita a las dos posibles ubicaciones de la fosa. María de los Ángeles Jiménez Muñoz, titular del Juzgado de Instrucción número dos de Granada, será la encargada de supervisar los trabajos. En el exhorto, Garzón recuerda que deberá aclarársele la fecha de exhumación y, en su caso, del levantamiento de los cadáveres.

Tras la reunión, el equipo de técnicos decidió visitar los dos emplazamientos donde se cree que puede estar el poeta, fusilado el 18 de agosto de 1936 con el maestro Dióscoro Galindo y los banderilleros Francisco Galadí y Joaquín Arcollas. Se trata del lugar señalado hace 30 años por el hispanista Ian Gibson, que tras años de investigación, acudió al paraje con el hombre al que habían obligado a enterrar los cuerpos, Manuel Castilla, ya fallecido; y a tan sólo 430 metros, otro enclave llamado El Caracolar, a donde conduce el testimonio de Valentín Huete García, un cocinero que vivió en el recinto del viejo caserón de Las Colonias (convertido durante la Guerra Civil en el centro de tortura de los sublevados), donde Lorca, Galadí, Galindo y Arcollas pasaron sus últimas horas.

"En El Caracolar hemos detectado depresiones en el terreno y que la tierra había sido removida. Creemos que en un espacio de 100 metros cuadrados puede haber cuatro fosas. Sin ningún género de dudas, El Caracolar es el sitio que tiene más posibilidades y por el que empezaríamos a excavar", explicó González.

Francisco Carrión, arqueólogo, coincidió en que en la visita a El Caracolar se habían detectado "anomalías en el terreno", pero prefiere esperar a realizar más pruebas para averiguar a qué obedecen, es decir, si son las huellas que ha dejado en la tierra el enterramiento, hace 72 años, de un poeta, un maestro y dos banderilleros. "Hemos estado midiendo para calcular los metros cuadrados sobre los que tendríamos que trabajar con el georadar para poder elaborar un presupuesto", explicó.

"Lo primero", señala Carrión, "es hacer el proyecto de exhumación, que podemos tener listo en menos de una semana. Después, seguiremos con la prospección geográfica con radar, trabajando una semana en el campo y otra en laboratorio. Haremos pruebas de geofísica, topografía eléctrica y, a partir de ahí, determinaremos las zonas de excavación". González insistía ayer en que, tras consultar con los expertos, "si la climatología lo permite", todo podría estar listo a partir del 15 de noviembre. "Incluidas medidas de seguridad para que la exhumación se realice con cierta privacidad y esto no se llene de mirones".

En ese equipo de expertos que ayer visitó los dos enclaves donde se cree que pueden estar enterrados Lorca, Galindo, Galadí y Arcollas se encontraba también la historiadora Maribel Brenes, quien ayer mismo aceptó su cargo como experta del grupo que Garzón ha pedido que le asesore en la localización e identificación de víctimas. Brenes explicó que el objetivo de este "primer contacto visual" había sido determinar las necesidades de especialistas de cuatro áreas.

En ambos enclaves, separados sólo por 430 metros, pasaron ayer cerca de cuatro horas todas las personas que intervendrán en el histórico acontecimiento: el antropólogo Miguel Botella; director del Laboratorio de Antropología Física de la Universidad de Granada; el geofísico José Antonio Peña y el hombre que analizó los huesos de Cristóbal Colón, el prestigioso genetista José Antonio Lorente. También, Rafael Gil, vicepresidente de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica y alcalde de Pulianas, el pueblo donde daba clase el maestro Galindo, y Francisco Viguera, investigador y cofundador de la asociación granadina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 24 de octubre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50