Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre recorta 14.000 hectáreas al parque nacional de Guadarrama

La Comunidad rebaja el área protegida para primar la caza, la pesca y la tala

La protección de la sierra de Guadarrama ha tardado dos años en tramitarse y, por el camino, más de 14.000 hectáreas han perdido la reserva de parque nacional. El Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de la sierra, que fue aprobado en la Asamblea en noviembre de 2006, pasó ayer a la siguiente etapa de su tramitación: recibió el visto bueno del Consejo de Gobierno que preside Esperanza Aguirre.

"Queremos que se conserven los usos tradicionales", dice la presidenta

"Es el acta de defunción del parque en Madrid", afirma la oposición

Guadarrama tiene 1.500 variedades de flora y 1.280 especies de fauna

Este nuevo proyecto contempla que la zona de especial protección, la que quedará bajo el amparo de la legislación estatal de parques nacionales, sólo se aplique en 19.749 hectáreas. Son 14.751 menos que lo que aprobó la Asamblea. Es decir, que se ha recortado el 42,7% de la superficie de máxima protección. El proyecto sólo recibió entonces los votos del PP, porque los grupos de la oposición (PSOE e IU) consideraron que la superficie protegida era "insuficiente".

La justificación que ofreció la presidenta regional es que en gran parte del nuevo parque se van a mantener los "usos tradicionales". Se limitó a mencionar "la ganadería, el montañismo o los usos forestales", pero ese término abarca la caza, la pesca y, sobre todo, la tala forestal con usos comerciales, que están prohibidas en los parques nacionales por la ley estatal que los regula (artículo 13).

Es decir, Aguirre apuesta por permitir estas actividades -"de acuerdo con los alcaldes"- antes que por proteger una mayor superficie de la sierra de Guadarrama, ya que la ley nacional le impediría esos usos en la zona de máxima protección. "Son los usos tradicionales los que han preservado a lo largo de los siglos estos parajes tal y como están", aclaró la presidenta. "Queremos que se sigan practicando".

Precisamente esta cuestión es la que ha llevado a Castilla y León a renunciar a tramitar el parque nacional en su lado de la sierra de Guadarrama y que, a la larga, puede hacer inviable el proyecto de Madrid. Este punto se dirimirá cuando el PORN madrileño sea enviado al Ministerio de Medio Ambiente, que es el que debe remitir a las Cortes el proyecto de ley del parque nacional de Guadarrama para su aprobación final.

Aguirre ironizó también con las limitaciones que impone la ley nacional. "A lo mejor vamos a tener al mayor depredador, que es el bípedo racional, y muchos funcionarios en los parques, pero pocas encinas, poca flora y poca fauna", dijo.

La decisión del Consejo de Gobierno es uno de los pasos que debe seguir la tramitación del parque. Ahora podrán presentarse alegaciones durante tres meses, antes de su aprobación definitiva. Aguirre explicó el retraso, de casi cinco años -calificado por el defensor del pueblo, Enrique Múgica, de "injustificado"-, en la necesidad de adaptar el proyecto a las nuevas leyes de Parques Nacionales, de Patrimonio Natural y de Biodiversidad, aprobadas en abril de 2007.

"Este PORN es el acta de defunción del parque en la zona de la Comunidad de Madrid", protestó el diputado socialista Antonio Fernández-Gordillo. "Es incomprensible que tras años de retraso, con la excusa de adecuar el PORN a la ley estatal, lo que se nos presente sea un proyecto mucho peor que el anterior, que rebaja la zona de parque nacional y que inventa nuevas figuras de protección, con el único fin de desproteger más la zona", lamentó también la diputada Reyes Montiel, de IU.Tanto el diputado socialista Antonio Fernández-Gordillo como la diputada de IU Reyes Montiel coincidieron en que la clave de que el nuevo Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) del Guadarrama reduzca el espacio protegido está en que Aguirre ha optado por primar "los usos tradicionales" de caza, pesca, ganadería o tala comercial sobre la reserva de zonas de protección.

"El Gobierno regional ha estado estos años diciendo por un lado que quería preservar la sierra de Guadarrama y, por otro, daba la calificación urbanística a la instalación de un campo de tiro y otro de motocross en el municipio de Guadarrama, que se alejan de esa protección medioambiental", se quejó Gordillo. "Debe aplicar la ley estatal, también en lo relativo a los usos, y garantizar que nadie hará negocio a costa de la protección del parque", exigió la diputada.

Ambos creen que la modificación del nuevo PORN es "sustancial" y, por tanto, su tramitación debe implicar que vuelva a la Asamblea de Madrid para ser discutida de nuevo. "El problema es que se dilata más la tramitación. Pero el PORN no se debía haber salido de lo aprobado en la Cámara, y el Gobierno regional ha aprovechado para cambiar más cosas", agregó Montiel, que aseguró que pedirá explicaciones en la Asamblea de las modificaciones.

Las exigencias de la oposición tienen que ver con que la sierra de Guadarrama es el paraje de alta montaña mediterránea continental con mayor diversidad biológica de fauna y flora, según todos los expertos. Posee bosques de pinos, sabinas y robles, entre otros, que la UE ha calificado de hábitats prioritarios. La propia Consejería de Medio Ambiente especificó ayer que cuenta con 1.500 variedades de flora y 1.280 especies de fauna. Entre estas últimas destacan el águila imperial ibérica, la cigüeña negra, el buitre negro y el águila real.

La protección del proyecto abarca 76.650 hectáreas, ya que el resto, unas 25.000 hectáreas, son consideradas zonas de protección, es decir, áreas que sirven de "colchón protector" y que cuentan con severas restricciones urbanísticas, pero que no entran dentro de la consideración de parque ni tienen la misma regulación.

Además, el plan contempla otras 47.000 hectáreas con diferentes categorías, que en el futuro pueden ser susceptibles de ser calificadas como "parque regional". Es una figura de menor protección que el parque nacional, donde, por ejemplo, el único uso público permitido es el senderismo y el montañismo. En cambio, en esta parte se permiten usos turísticos, los aprovechamientos tradicionales de ganadería, agricultura, caza y pesca y hasta el urbanismo.

En este caso, el plan ha modificado la situación del valle del Lozoya, que pasa de ser zona no urbanizable de protección especial y de uso de naturaleza extensiva a "zona de urbanismo regulado, supeditado a áreas de planeamiento urbanístico". Eso incluye a municipios como Rascafría, Oteruelo del Valle, Alameda del Valle, Pinilla del Valle y Lozoya.

El Gobierno regional se saca de la manga otra división: la zona de paisaje protegido (9.800 hectáreas), que incluye el monte Abantos y ecosistemas de los municipios de Guadarrama, San Lorenzo de El Escorial y Santa María de la Alameda. También contempla el PORN como zonas especiales las 284 hectáreas en las que están ubicadas las estaciones de esquí de Navacerrada, Valdesquí y Bola del Mundo.

El documento fija el uso de unas 100.000 hectáreas, pero sólo 19.749 serán parque nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de octubre de 2008