Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jóvenes trabajadores acuden al comedor social

Los responsables de Cáritas en Málaga han identificado un nuevo perfil de usuario de los comedores sociales: matrimonio español que ronda los 40, marido en paro, alta hipoteca y uno o dos hijos menores de 10 años. En el comedor social de Santo Domingo señalan que junto al perfil habitual de inmigrante varón de entre 35 y 45 años, cada vez son más las familias de clase media que acuden al comedor para ahorrase el gasto en comida y poder subsistir.

El área de Bienestar Social del Ayuntamiento de Málaga asegura haber gastado los casi 600.000 euros destinados a las ayudas a familias en tan sólo seis meses, periodo en el que 1.148 familias han solicitado alguna ayuda, un 30% más que en todo 2007.

Mientras, en el comedor de El Salvador en Jerez se sirven casi un 40% más de comidas que hace sólo un año. Unas 400 personas se alimentan cada día en estas instalaciones gracias a las donaciones de particulares, empresas y, en menor medida, de instituciones. Según Antonio Guillén, educador social del comedor, el perfil de los demandantes ha cambiado. "El mayor incremento lo notamos entre las parejas jóvenes, de clase trabajadora, con hasta dos hijos, sueldos de 1.000 euros y que han perdido uno de los ingresos familiares por el desempleo". "Son familias normalizadas que nunca imaginaban que vivirían de la caridad y llegan aquí avergonzados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de octubre de 2008