Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bernat Soria 'vende' en EE UU el sistema de salud

Divulgar las características del sistema de salud español como modelo de atención universal. El ministro de Sanidad, Bernat Soria, se reunió ayer con los asesores sanitarios de los candidatos a la presidencia de Estados Unidos, la demócrata Nicole Lurie y el republicano Thomas Miller, para explicarles el sistema de salud español y su evolución en los últimos 20 años.

"Los objetivos a los que nos enfrentamos son comunes: trabajar por la innovación y la calidad del sistema sanitario", declaró el ministro, que se mostró dispuesto a colaborar en el futuro con el futuro Gobierno de EE UU. Sin embargo, ninguno de los dos candidatos -el demócrata Barack Obama y el republicano John McCain- ha propuesto una financiación pública de la sanidad, que en Estados Unidos se basa en un sistema privado gestionada por compañías de seguros, con un minoritario apoyo público, el Medicare, sólo para los muy pobres, que deja a más de 40 millones de personas sin cobertura.

"Un sistema nacional de salud puede ser un valor estrategico en un país en crisis. Es algo que nos ayuda porque ofrece más que una asistencia en salud, ofrece la protección a los trabajadores", declaró ayer Soria por teléfono desde Washington. Unas palabras que había expresado minutos antes ante los asistentes a la reunión anual de la Patient Centered Primary Care Collaborative (PCPCC), una sociedad médica estadounidense que agrupa a 180 instituciones y más de 300.000 médicos.

Evolución

Soria y Gerald Malone, ex ministro de Sanidad de Reino Unido, expusieron en esa reunión el modelo sanitario de sus países como ejemplo para impulsar en EE UU un sistema similar. En España se invierten unos 82.000 millones de euros anuales en sanidad (60.000 en la pública y el resto en la privada). Esto supone el 8,4% del PIB y un gasto por habitante y año de 1.800 euros, 4.000 menos que en EE UU.

"El paso de la Ley General de Sanidad basada en la Seguridad Social (que sólo cubría a la población activa y sus familias) al Sistema Nacional de Salud, que garantiza una cobertura universal y que se financia a través de los impuestos les ha interesado mucho", dijo Soria. "También el modelo español de asociación y acuerdos entre la empresa privada y la sanidad pública, ya que podría cuadrar muy bien con el sistema estadounidense", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de octubre de 2008