Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Raquel Marín exhibe sus 'collages' poéticos en Barcelona

Diminutas figuras talladas en finísimas planchas de madera cuentan historias sin palabras desde los marcos, también de madera, que les sirven de soporte y refugio. Son los collages de la ilustradora Raquel Marín, que se presentan en la sala Pa Tothom. Forn de Teatre (Lluna, 5, Barcelona), en la exposición Cuando pienso en ti, abierta hasta el 31 de octubre. La exhibición reúne una veintena de obras de pequeño formato, diminutas esculturas de papel, a medio camino entre el objeto y el dibujo. "Es como si la artista hubiera tridimensionado sus ilustraciones. Es un trabajo muy poético", asegura la comisaria de la exposición, Sonia Mackay, fundadora de la Wandergalerie (http://wandergalerie-barcelona.blogspot.com), una atípica galería de arte sin sede propia que organiza eventos artísticos en diferentes espacios, desde centros culturales en activo hasta fábricas o despachos vacíos.

Raquel Marín (Pradejón, La Rioja, 1980), ilustradora de libros y artículos periodísticos, demuestra en sus collages la misma sensibilidad y capacidad de sintetizar ideas e historias en una imagen que manifiesta en sus dibujos. Sin embargo, el formato tridimensional le permite ampliar su gama expresiva con elementos entre poéticos y oníricos, claramente deudores de las lecciones de Magritte.

Así, las frágiles siluetas de madera y papel, que cuelgan de las paredes encerradas en marcos blancos sin cristal, se abren metafóricamente al espectador con ventanitas y cajoncitos recortados que dejan vislumbrar minúsculas alas, flores y puntos de color. Su iconografía se completa con parejas abrazándose, árboles que dejan ver sus raíces, alas de papel arrancadas de hipotéticas mariposas y sobres que evocan el misterio, la intimidad y el ritmo pausado de las relaciones epistolares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de octubre de 2008