Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rodríguez Menéndez logró huir de Paraguay por un 'chivatazo'

El abogado espera en un hospital carcelario su extradición

Emilio Rodríguez Menéndez está desde ayer internado en un hospital penitenciario argentino. El abogado en fuga fue enviado allí ayer por el juez Marcelo Martínez de Giorgi, una vez que el prófugo se negó a ser extraditado a España, donde le esperan aún varios años de prisión y un nuevo juicio por quebrantamiento de condena, que alargará su estancia a la sombra. Allí recaló tras ser sometido a un chequeo médico y alegar ante el juez que estaba tocado de salud.

La escapada del abogado acabó el jueves a la altura del número 3.000 de la avenida Scalabrini Ortiz, de Buenos Aires, donde hace cinco días alquiló un apartamento a unos 1.900 dólares al mes (unos 1.400 euros) a nombre de su pareja, Vanesa Palomar. Cinco agentes españoles, junto a policías federales argentinos, le abordaron en la calle.

La fuga del abogado se inició en coche hacia Francia, donde tomó un avión a Brasil. De allí saltó a Asunción, de donde escapó por los pelos por "un aviso" que recibió y recompensó. Se marchó a Ciudad del Este, luego a la zona de Iguazú, donde pasó la frontera terrestre hacia Argentina. En Buenos Aires buscaba "un abogado concreto", según fuentes policiales. Posiblemente quien ayer mismo le asistió, el ex fiscal Julio César Strassera, defensor de jefes militares de la dictadura argentina en el juicio de 1985.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de octubre de 2008