Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
9 d'Octubre

Una 'senyera' independentista frena la procesión

La procesión cívica del 9 d'Octubre en Valencia arrancó con incidentes. El cortejo que portaba la Senyera desde el Ayuntamiento apenas había recorrido unos metros cuando se detuvo en seco en la misma plaza. Una gigantesca senyera independentista colgaba desde los balcones de una sexta planta de un edificio. Junto a la bandera una pancarta en la que se podía leer Per un país independente y las siglas de Esquerra Republicana del País Valencià. La estelada frenó la procesión. Seguidores de grupos regionalistas y militantes de extrema derecha decidieron que el cortejo no seguiría si no era retirada, como así sucedió media hora después entre los insultos de quienes permanecían en la calle.

Miembros de España 2000 y Alianza Nacional, entre otros, así como activistas del Grup d'Acció Valencianista (GAV) y de Coalició Valenciana (CV) invadieron el pasillo acordonado por el que desfila cada año el pendón. Decenas de policías nacionales formaron una franja de seguridad para impedir que la bronca pasara a mayores.

Si no sube la policía, subiremos nosotros", gritaba uno de los jóvenes que desde la calle increparon a quienes desplegaron el símbolo catalanista. Y con los cánticos "Tots a una, puta Catalunya", muchos de los asistentes, apostados tras las vallas para presenciar el paso de la Senyera, acabaron imprecando a los del balcón. La pequeña revuelta a pie de calle -donde se oyó todo tipo de insultos- resolvió que la senyera no pasaría por debajo del pendón independentista y así fue. 30 o 40 minutos después, recogido el símbolo independentista, la procesión volvió a su cauce.

Mientras en la calle se cortaba la tensión, la policía subió a la planta desde la que se descolgó la bandera para pedir que la retiraran. Poco después, el grupo de jóvenes la recogieron y de forma preventiva fueron identificados. Fuentes policiales explicaron que la identificación se hizo de forma preventiva, no por el despliegue de la bandera sino por si hubiera habido algún altercado grave.

La bronca no pasó a mayores, pero si agitó las aguas del anticatalanismo. Unas horas después Coalició Valenciana presentó ante el juzgado de guardia una denuncia por el "ultraje a la Senyera".

ERPV manifestó por su parte que no pretendieron provocar a nadie sino "hacer un gesto de vistosidad nacional". El secretario general de Esquerra Republicana de Catalunya, Joan Ridao, dijo que "blaveros" y "fascistas" han intentado una vez más "romper la convivencia pacífica", en referencia a los incidentes. El secretario general del Bloc y diputado autonómico de Compromís en las Cortes Valencianas, Enric Morera, condenó los hechos.

Los actos conmemorativos del 770 aniversario de la entrada en Valencia del Rey Jaume I comenzaron alrededor de las once y media de la mañana y congregaron entre 80.000 y 100.000 personas, según la estimación del concejal de Valencia, Miquel Domínguez. El edil Alfonso Novo fue el encargado este año de llevar el estandarte de la senyera. A pesar de las previsiones, no llovió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de octubre de 2008