Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
9 d'Octubre

El bipartidismo se consolida

El PP aumenta la ventaja en escaños sobre el PSPV por la exclusión de EU y Bloc

El bipartidismo se consolida. Si las elecciones autonómicas se celebrasen hoy, tan sólo el PP y el PSPV lograrían representación en las Cortes Valencianas. Así lo indica el sondeo encargado por EL PAÍS con motivo del 9 d'Octubre a la firma Metroscopia, que confirma el desplome de Compromís, la coalición electoral liderada por Esquerra Unida y el Bloc actualmente rota. Ni en coalición (denominación que se ha mantenido en la encuesta para la mayoría del grupo parlamentario que integran Iniciativa del Poble Valencià y el Bloc), ni por separado (se pregunta por Esquerra Unida, el mayor de los partidos, aunque minoritario en el grupo parlamentario) estas formaciones lograrían superar la barrera electoral del 5%, requisito imprescindible para entrar en el reparto de escaños.

Todo el Consell aprueba excepto el titular de Educación Font de Mora

Uno de cada dos valencianos tacha de negativa la gestión del Gobierno

El sondeo, con un margen de error de menos del 3%, revela que el PP de Francisco Camps sigue siendo la opción preferida para uno de cada dos valencianos, mientras que el PSPV mantiene su suelo electoral gracias al trasvase de votantes procedentes, fundamentalmente, de Esquerra Unida, pero sigue sin despegar.

En una Cámara bipartidista, el PP obtendría 59 escaños (cinco más de los que tiene ahora y 19 sobre los socialistas) y un porcentaje de voto del 55,4% (dos puntos más de los que logró en las elecciones autonómicas del año pasado). En la oposición estarían en solitario los socialistas que con un porcentaje de voto similar (34,4%) al que obtuvieron en las urnas en 2007 (35%) obtendrían 40 escaños, dos más de los que tiene ahora.

La única circunscripción en la que los socialistas recortan distancias es en Valencia, donde aumentarían su porcentaje de voto en 3,5 puntos gracias al desplome de Compromís. Situación que les permitiría adjudicarse dos de los tres escaños que logró esta coalición electoral de izquierdas y nacionalista. El tercero se lo adjudicaría el PP. En Alicante y Castellón los escaños adjudicados a Compromís pasarían a la cesta del PP.

El estudio revela que los valencianos aprueban la gestión del Consell con un 5,6. Los borrones del Ejecutivo valenciano están en la sanidad y en la educación, que aparecen como los servicios que peor funcionan de todos los que presta la Generalitat.

El presidente del Consell, Francisco Camps, logra una puntuación del 5,8. Su alto grado de conocimiento entre los valencianos (78%) contrasta con la baja popularidad de sus consejeros. Tan sólo dos, el de Bienestar Social (43%) y el de Educación (41%) superan el 40%. Todos los consejeros aprueban, a excepción de Font de Mora que se convierte en el farolillo rojo (4,9), probablemente a consecuencia del conflicto con la asignatura Educación para la Ciudadanía.

El contraste con la gestión del Consell lo ofrece la opinión que tienen los valencianos sobre la gestión del Gobierno en la Comunidad Valenciana, que es valorada negativamente por uno de cada dos encuestados, casi el mismo porcentaje de los que creen que es tratada peor que otras autonomías.

Ello no sería obstáculo para que, si hoy se celebrasen elecciones generales, populares y socialistas repitiesen el mismo resultado en la Comunidad Valenciana: 19 escaños el PP frente a los 14 del PSPV. El sondeo indica que el PP lograría un 49,3% del voto (obtuvo el 51,6% el pasado marzo) y el PSOE el 40,8% (logró el 41%). Esquerra Unida y Bloc no sobrepasarían la barrera para entrar en el reparto de escaños. En lo único en lo que coinciden los votantes de todos los partidos es que la situación es peor a la que se vivía hace un año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de octubre de 2008