Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:100 años del Museo de Bellas Artes de Bilbao

"He pintado como no recordaba"

El Bellas Artes se prepara para la luz de Sorolla en la muestra más vista de España

"En este cuadro que empecé angustiado por los mareos, he tenido horas largas de un vigor grande, de pintar como no recordaba", escribía Joaquín Sorolla a su esposa Clotilde un día de julio de 1919. Ese cuadro al que aludía el pintor (Valencia, 1863-Cercedilla, Madrid, 1923) es Ayamonte. La pesca del atún, el último que realizó de los que forman la monumental serie de lienzos que consideraba la obra de su vida y a la que dedicó ocho años de trabajo entre 1911, cuando comenzó a esbozarla, y 1919. La serie, conjuntamente denominada Visiones de España, no sólo la obra de su vida, sino la obra maestra de Sorolla, llega ahora a Bilbao, en cuyo Museo de Bellas Artes se inaugurará el próximo día 13, y terminará de realzar los actos del centenario de la pinacoteca. Más de 746.000 personas la han visto ya en sus anteriores etapas en Valencia, Sevilla y Málaga, lo que la convierte en la exposición unitaria más visitada de las organizadas en España.

La serie nació como un encargo que el mecenas Archer Milton Huntington, heredero de una fortuna forjada sobre el ferrocarril y los astilleros, hizo a Sorolla, a quien admiraba, en 1911 para vestir una de las grandes salas de la Hispanic Society de Nueva York, que Huntington había fundado siete años antes. El pintor, que cobró 150.000 dólares de la epoca, una pequeña fortuna, iba a reflejar en magnos murales (unos 3,5 metros de alto cada uno) su imagen de los paisajes y las gentes de diferentes lugares de España. Sorolla recorrió buena parte del país durante esos ocho años pintando y tomando apuntes hasta completar los 21 óleos sobre lienzo que integran los 14 paneles (siete paños forman Castilla y dos el citado Ayamonte) hasta conformar "uno de los conjuntos pictóricos más importantes del siglo XX" y parte de "la mejor pintura que se hizo en Europa durante la segunda década del siglo pasado", en opinión de los dos comisarios de la muestra, los catedráticos de historia del arte Felipe Garín y Facundo Tomás. Del citado Ayamonte, por ejemplo, -"cuadro tan enorme" lo llamó su autor, con sus más de 17 metros cuadrados- han escrito ambos comisarios que es una "auténtica obra maestra de toda la pintura europea".

Ese duro periplo sin descanso por la España de principios de la pasada centuria fue minando su salud. "Hoy fue un día pésimo de frío y viento. He trabajado con grandísimas incomodidades y si no fuese por la pena que me da el dejar sin terminar mi trabajo, hoy mismo lo hubiera dejado", escribía Sorolla a su esposa desde Soria un día de octubre de 1912 -la editorial Anthropos ha publicado este mismo año los dos primeros tomos del epistolario del pintor-.

Sorolla no llegó a ver colgada su obra. En 1923 fallecía tres años después de sufrir una hemiplejia. Los 21 lienzos partieron a Nueva York en 1926 y nunca regresaron a España, hasta que Bancaja convenció a la Hispanic para su préstamo por dos años. La entidad financiera valenciana ha aportado 2,5 millones para hacer posible la operación, incluyendo el canon de las obras, su restauración, traslado y exposición.

Los 14 paneles, a los que la restauración, de la que ha sido responsable técnico Vicente Ripollés, ha permitido recuperar toda su brillantez, evidencian la condición de maestro de la luz tantas veces predicada de Sorolla. Cinco se dedican a Andalucía, dos a su Levante natal, entre ellos otra de las obras clave de la serie, Elche. El palmeral, y el resto se reparten entre Aragón, Castilla, Navarra, Galicia, Cataluña, Extremadura y otra única pieza sobre el País Vasco. En ella (Guipúzcoa. Los bolos) el paisaje se organiza en un despliegue de verdes tras unos tipos populares con el Igeldo al fondo.

El Bellas Artes proseguía ayer el montaje e instalación de las enormes piezas en su sala 32, donde lucirán desde el día 13 y hasta el próximo 18 de enero. Luego, el arte que nació en un viaje por España concluirá su nuevo periplo con sendas citas en Barcelona y el Prado madrileño.

Puertas abiertas

El 5 de octubre de 1908, la Diputación Provincial de Vizcaya y el Ayuntamiento de Bilbao constituían la primera Junta de Patronato del Museo de Bellas Artes. Mañana hace cien años y la pinacoteca celebra la efeméride con una jornada de puertas abiertas en la que cualquier ciudadano podrá recorrer sus salas de forma gratuita entre las diez de la mañana y las ocho de la tarde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de octubre de 2008

Más información