Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez prohíbe a Bravo salir de España y le ordena presentarse cada semana

El principal imputado en el fraude de la Hacienda de Irún, José María Bravo, en libertad desde el pasado jueves tras depositar avales suficientes para cubrir la fianza, deberá comparecer todos los lunes en el juzgado de la localidad fronteriza y tiene prohibido abandonar España sin autorización judicial. El instructor también ha acordado retirarle el pasaporte y ha trasladado sus decisiones a Europol.

El titular del Juzgado número 2 de Irún, Julián García Marcos, ha decretado la libertad provisional de Bravo al considerar que los avales por 1.607.323 euros, correspondientes a cuatro inmuebles, que sus familiares han entregado en el juzgado son "conformes" con la fianza de 500.000 euros. Los avales corresponden a dos pisos y un apartamento de San Sebastián y otra vivienda en Astigarraga.

El fiscal, las Juntas Generales y la Diputación, presentes en el procedimiento, han mostrado su conformidad con el valor de los avales. No así uno de los perjudicados, Electrodomésticos Geuria que considera que los bienes presentados, "descontadas las cargas", no llegan al millón de euros. El auto del juez no es firme, por lo que las partes pueden interponer un recurso de apelación en cinco días a partir del pasado jueves.

El supuesto cerebro de la trama que defraudó 8,1 millones a la Hacienda foral y pudo apropiarse de 1,6 millones de las deudas que cobraba a contribuyentes morosos y luego no ingresaba en el fisco, dejó el jueves después de 13 meses la cárcel de Martutene. Tras serle denegada la libertad provisional en dos ocasiones por fuga, la Audiencia provincial ha considerado ahora que la investigación está muy avanzada y no hay peligro de que eluda la acción de la justicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de octubre de 2008