Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Encarcelado un constructor por estafar a 1.600 clientes

José Salas Burzón fue enviado ayer a prisión sin fianza. El empresario sevillano es el propietario de Contsa Corporación Empresarial, una maraña de sociedades dedicadas a la promoción, compraventa de inmuebles e inversiones inmobiliarias que daba suculentos intereses muy por encima del mercado -hasta del 30% anual- a quienes le prestaban dinero para financiar sus negocios. Bajo la apariencia de un boyante negocio, Contsa ofrecía -a particulares y sin publicidad generalizada en los medios- intereses astronómicos por cantidades relativamente pequeñas de dinero, que multiplicaban por hasta 15 veces el tipo de interés de la banca tradicional.

En noviembre de 2007, Contsa dejó de pagar a sus clientes. En febrero de este año presentó un concurso voluntario de acreedores (suspensión de pagos), que luego se convirtió en concurso obligado y tras de sí ha dejado a 1.653 inversores con una deuda de 86,8 millones de euros (unos 14.500 millones de las antiguas pesetas), según los peritos judiciales.

Salas Burzón está acusado de diferentes delitos societarios, entre ellos los de estafa piramidal, falsedad, insolvencia punible y alzamiento de bienes. Ayer, tras pasar varias horas declarando ante la titular del Juzgado de Instrucción número 17 de Sevilla, Salas Burzón fue encarcelado.

La de ayer era la tercera declaración judicial de Salas ante la juez instructora. En las anteriores, responsabilizó a su hermano -que se suicidó semanas antes de la suspensión de pagos- de todo lo relativo a la contabilidad y finanzas de las empresas de Contsa Corporación Empresarial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de octubre de 2008