El ex alcalde de Estepona contrató a un jardinero como alto directivo

Antonio Barrientos, el ex alcalde de Estepona, último municipio de la Costa del Sol sacudido por la corrupción urbanística, llegó a contratar a una secretaria y a un jardinero como empleados de alta dirección en el consistorio. Ambos forman parte de los 11 altos cargos despedidos por el nuevo alcalde, David Valadez (PSOE), dentro de un plan de austeridad. Siete de ellos han recurrido en los juzgados alegando que no hacían labores de alta dirección sino trabajos subalternos.

"Para que se nos considere de alta dirección tendríamos que tener firma delegada en la sociedad municipal en la que estábamos empleados, poder comprar y vender y no tener ningún mando por encima, algo que no se cumple en la mayoría de los casos", señala uno de los empleados despedidos.

La idea del ayuntamiento era ahorrar 625.000 euros anuales eliminando salarios que consideran "demasiado altos" para las funciones que los trabajadores desempeñaban. La mayoría de los sueldos rondaba los 1.800 euros mensuales. El mayor llegaba a los 5.000 euros brutos. "Estos contratos se hacían para favorecer a los más allegados del equipo de gobierno, a los que les habían ayudado a pegar los carteles", señalan fuentes sindicales. En el caso de que ganen los juicios podrán optar entre una indemnización o la vuelta a su puesto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 30 de septiembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50