Las Noches del Ramadán atraen a pocos musulmanes en su inicio

El nuevo festival Noches del Ramadán, organizado por el Instituto Europeo del Mediterráneo sin la colaboración de las comunidades musulmanas -más allá de pedirles algún consejo-, comenzó ayer en Barcelona con un poder de convocatoria modesto; en parte por la lluvia, que obligó a retrasar la inauguración. Además, el arranque coincidió con uno de los días más sagrados de los musulmanes, que apenas se vieron por el paseo de Lluís Companys, lugar de la cita hasta mañana (www.iemed.org/nitsderamada).

Quizá hoy y el domingo habrá más suerte, pero ayer no fue una buena ocasión para comenzar, porque era el viernes sagrado del Ramadán, la noche más espiritual de todas, y los musulmanes suelen pasarla en familia recitando textos del Corán. Así lo explica Mohamed Halhoul, marroquí de origen y representante del Consejo Islámico de Cataluña, que se sumó a la inauguración como invitado en el apartado oficial. "La iniciativa nos parece muy bien, las haimas ofrecen actividades lúdicas y gastronómicas. Su aspecto me trae buenos recuerdos de Marruecos, pero veo difícil que la gente se acerque hoy [por ayer], aunque lo interesante es que sean los barceloneses los que se acerquen a la cultura musulmana".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 26 de septiembre de 2008.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50