Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tesoro manuscrito de Mozart, oculto durante siglos

Hallada en Nantes una partitura inédita del músico

La historia del último e inesperado añadido a la obra mozartiana comienza en 1787. Y termina esta semana en Nantes (Francia). Wolfgang Amadeus Mozart escribió el esbozo de una misa en Re menor y una breve sonata. Luego, por razones desconocidas, estas partituras llegaron a manos de Pierre-Antoine Lebouchère, coleccionista local que logró acumular más de 3.000 documentos autógrafos. Lebouchère era pintor. Nació en 1806. Y una vez pasado el huracán destructor y renovador de la Revolución, él fue de los que quisieron conservar. A mediados del siglo XIX, su colección pasó a manos de los archivos municipales de Nantes. Y éstos guardaron como una mera copia el documento recién descubierto.

Hace un año, se desplazó a Nantes Ulrich Leisinger, responsable del departamento de musicología del Mozartmuseum de Salzburgo, que autentificó las partituras -y dos cartas-. En efecto, era la mano de Mozart la que había escrito ese esbozo de una misa en Re menor y esa breve sonata. Desde el Ayuntamiento de Nantes moderan por precaución el entusiasmo del hallazgo. "Sólo es un experto el que ha avalado los documentos. Hay que proseguir los análisis" dice Jean-Louis Jossic, concejal de Cultura. La partitura es una hoja amarillenta de 16 por 29 centímetros, el rastro modesto de un gran talento que ha permanecido perdido y mudo durante más de 200 años a pesar de que, en el siglo XIX, un funcionario clasificó el material como obra de un tal W. A. Mozart.

Para la directora de la mediateca de Nantes, Agnès Marcetteau, la partitura es "sólo un esbozo, un mero fragmento", aunque admite su gran interés por el hecho de que, de las 626 obras atribuidas a Mozart, apenas en un centenar de casos se conserva la partitura autógrafa original y eso confiere "un gran valor" al manuscrito. Para ella la sonata podría ser también la música que acompañaría el canto del Kyrie. El Ayuntamiento desea estrenar los dos temas mozartianos la próxima primavera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de septiembre de 2008