Zapatero defiende el mercado pero critica a quienes se apropian de él

El presidente se reunirá la próxima semana con empresarios en Nueva York

Sí a la economía de mercado, no a la ley de la selva. Después de que el presidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, pidiera que se abra "un paréntesis en la economía de mercado" para que el Gobierno acuda en auxilio de las empresas, José Luis Rodríguez Zapatero irrumpió ayer en el debate sobre el intervencionismo del Estado. Como si hubieran intercambiado los discursos, el Gobierno socialista defiende el libre mercado y el presidente de la patronal aboga por ayudas públicas excepcionales a las empresas.

Rajoy se ofrece a empresarios y sindicatos para salir de la crisis

Tras recordar que "la primera potencia económica del mundo, el país que tiene fama de liberal está haciendo importantes intervenciones en el sector financiero", Zapatero declaró: "Mi punto de vista es que la mejor manera de asignar los recursos económicos es el mercado y la competencia. El problema", agregó, "es que una cosa es que el mercado funcione y otra cosa es engañar al mercado y apropiarse del mercado. Creo que algunas cosas y los excesos que hemos visto tienen que ver con esa deriva". A su juicio, lo que los países occidentales necesitan son "más bancos de investigación y menos bancos de ingenios financieros".

Con todo, Zapatero interpretó que lo que el presidente de la patronal había querido expresar era su deseo de que el Gobierno "esté más encima" ante la "seria dificultad" de las empresas para obtener financiación debido a la falta de liquidez provocada por la crisis financiera. Aunque subrayó que el ámbito natural para abordar este problema son los bancos centrales, de los que elogió su actuación concertada, dijo que el Gobierno ha actuado en esa dirección a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y lo seguirá haciendo en un marco de "prudencia y sensatez", con medidas que "sean eficaces y no comprometan el futuro", aseguró en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro checo, Mirek Topolánek.

Una de las iniciativas que adoptará para infundir confianza en la economía española será reunirse con empresarios estadounidenses. Zapatero explicará el próximo miércoles en Nueva York a grandes empresarios con intereses en España la situación económica del país y las "perspectivas de futuro". La reunión, organizada por la Cámara de Comercio España Estados Unidos, se celebra aprovechando la presencia de Zapatero en la Asamblea General de Naciones Unidas. Se prevén encuentros con empresarios y representantes de bancos de inversión, entre los que figuran Coldwell Banker Commercial, Merrill Lynch, JPMorgan o la farmacéutica Pfizer. En los últimos meses, decenas de ejecutivos de multinacionales han señalado a España como la fuente de parte de sus problemas en presentaciones a analistas.

Escéptico ante la acción del Gobierno, el líder del PP optó ayer por tomar la iniciativa. Rajoy se ofreció ante más de un centenar de empresarios y representantes sindicales para que le hagan llegar sus propuestas: "Pedimos su colaboración, sus ideas y estamos abiertos a todos".

El propio Díaz Ferrán se vio ayer en la necesidad de matizar sus palabras ante el revuelo creado por la defensa de medidas intervencionistas. A través de un comunicado, el responsable de la CEOE asegura ser partidario del libre mercado, pero ante la "crisis económica sin precedentes y de consecuencias gravísimas para las empresas y los trabajadores" que vive el país, cree necesario adoptar "medidas excepcionales" para financiar a las empresas mediante avales públicos. Díaz Ferrán pone como ejemplo lo que han hecho "importantes países también con economía libre de mercado", una referencia clara a las iniciativas de Estados Unidos.

El comunicado de la CEOE llegó horas después de que el presidente de Cepyme (la patronal de la pequeña y mediana empresa integrada en CEOE), Jesús Bárcenas, caricaturizara la petición de Díaz Ferrán sobre un paréntesis en el libre mercado. Bárcenas -enfrentado al presidente de la CEOE por fomentar la dimisión del número dos de la organización, Juan Jiménez Aguilar- propuso "traer a Fidel Castro para que dirija España unos cuantos días o meses".

Rajoy junto a Esperanza Aguirre y detrás, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.
Rajoy junto a Esperanza Aguirre y detrás, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.SANTI BURGOS

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Miguel González

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS