Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El precio de los pisos usados caerá otro 10% este año por la parálisis en las compraventas

Las agencias sólo colocan entre el 10% y el 15% de lo que vendían hace dos años

"No hay mercado". Así de rotundo fue ayer el presidente de los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Barcelona, Joan Ollé. La sequía financiera y la crisis inmobiliaria han paralizado las compraventas de pisos en la capital catalana, y aunque el tercer trimestre es atípico por las vacaciones de verano, los precios de la vivienda usada siguieron cayendo (el 1%) en comparación con 2007. A finales de año, Ollé prevé que los valores cederán entre el 8% y el 10%. Será el segundo año seguido con caídas de precios. Teniendo en cuenta la inflación, la caída real en dos años será superior al 20%.

Si el año pasado los API vendían una cuarta parte de lo que despachaban en 2005, ahora sólo logran colocar entre el 10% y el 15% de las viviendas. La caída de ventas es tan abrupta que Ollé insistió en que los intermediarios no tendrán más remedio que acompañar al interesado a su oficina bancaria. El presidente de los API considera que los precios ya han tocado fondo tras al menos cinco caídas trimestrales consecutivas, aunque opina que en 2009 no subirán.

La derecha del Eixample y Ciutat Vella han sufrido las mayores bajadas

El precio medio de la vivienda de segunda mano en Barcelona es de 4.703 euros el metro cuadrado, de acuerdo con la estadística de Comprarcasa, la red inmobiliaria de los API. En junio de 2007, cuando ya se preveía la caída, la media estaba en 5.179 euros por metro cuadrado.

La parte derecha del Eixample, con un descenso del 13%, y Ciutat Vella, con una caída del 10%, han sido las dos zonas que más han acusado la crisis en el último año. Pero prácticamente todos los barrios han sufrido más o menos los estragos del parón del mercado.

Nou Barris es el área más barata de la capital catalana. El metro cuadrado vale 3.821 euros, frente a los 6.854 euros de la zona alta. A Nou Barris le siguen Horta-Guinardó y Sant Andreu. Con la crisis, los pisos han dejado de menguar y la superficie media, de 93 metros cuadrados, es superior a la del año pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de septiembre de 2008