Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ataque contra la Embajada de EE UU en Yemen causa 16 muertos

Un grupo integrista islámico se atribuye el atentado con armas y coche bomba

Un atentado contra la Embajada de Estados Unidos en Yemen dejó ayer 16 muertos y una decena de heridos, ninguno de ellos norteamericano. Los terroristas intentaron penetrar en el recinto a tiro limpio e hicieron estallar al menos un coche bomba, pero fueron rechazados por los policías yemeníes que vigilaban el control de acceso. Las víctimas se produjeron durante el enfrentamiento que siguió. Se trata del ataque más grave contra esa embajada, que ya ha sido objetivo de bombas, granadas de mortero y disparos en cuatro ocasiones anteriores, la última el pasado marzo.

Según la página web del semanario Yemen Observer, que citaba fuentes de la seguridad, los atacantes se enfrentaron durante 20 minutos a los policías con ametralladoras, lanzagranadas y granadas de mano. Entretanto, un coche bomba logró atravesar los bloques de cemento del primer control y estalló contra una segunda barrera de seguridad. Pero el diario online del Ministerio de Defensa yemení hablaba de dos coches bomba y no mencionaba el tiroteo. Medios estadounidenses aseguraban, por su parte, que los funcionarios de la embajada habían oído cinco explosiones, aunque describían algunas como "secundarias", por lo que podía tratarse del estallido de granadas.

Todos los portavoces oficiales coincidían en que los seis terroristas implicados en la acción habían resultado muertos. También perdieron la vida seis policías y cuatro civiles, incluidos un matrimonio, un guardia jurado y una ciudadana india que pasaba por la zona. Otros tres agentes se encuentran heridos de gravedad. Además, fuentes hospitalarias informaron del ingreso de siete personas, entre ellos algún niño, al parecer vecinos de dos casas próximas a la embajada.

El de ayer ha sido el atentado más sangriento que se produce en Yemen desde que una barca cargada de explosivos se empotrara contra el destructor estadounidense Cole y matara a 17 marinos, además de a los dos autores, en octubre del año 2000. Muchos observadores pensaron de inmediato en una acción de Al Qaeda, ya que su rama yemení ha aumentado recientemente los ataques contra objetivos occidentales. En marzo se atribuyó el lanzamiento de un proyectil de mortero contra la Embajada norteamericana que erró en el blanco y mató a una niña de una escuela.

Sin embargo, en esta ocasión, un grupo denominado Yihad Islámica en Yemen se responsabilizó del atentado en un comunicado difundido en Internet. Ya el día anterior había amenazado con atacar diversas embajadas extranjeras a menos que el Gobierno liberara a varios de sus miembros detenidos. Aunque la autenticidad de la reclamación resulta difícil de verificar, el pasado agosto, la policía yemení detuvo a uno de sus líderes, Jaled Abdulnabi. La misma organización reclamó también un ataque contra una comisaría el pasado julio, que luego reivindicó Al Qaeda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de septiembre de 2008