Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Què', un musical frente a los grandes

El montaje de Manu Guix y Àngel Llàcer se presenta como alternativa local

Llega Què, un musical a contracorriente, en catalán, que se posiciona como alternativa "ante las grandes franquicias de fuera, las mamamías, greases y famas", según dice uno de sus creadores, el autor de la música, Manu Guix, popular por su colaboración en la televisiva O. T., como lo es también el director del espectáculo, el inefable Àngel Llàcer. Obra sobre cinco jóvenes delincuentes menores de edad seleccionados para un programa destinado a mejorarlos y reinsertarlos, Què se presenta con texto (de Àlex Mañas) y música inéditos, basado en una idea totalmente original y creado por autores catalanes. Toda esta profesión de fe en un momento en que la cartelera está llena de musicales clónicos en castellano les ha reportado una subvención del ICIC (Institut Català de las Indústrias Culturals).

Què, producido por La Porojectora, es pequeño en comparación con sus rivales de cartelera: sólo tiene un presupuesto de 550.000 euros en comparación con los tres millones que cuestan cómo mínimo otros musicales de ahora. Y únicamente consta de seis intérpretes (los chicos y el esforzado profesor que conduce el programa, una fórmula en la que habrá quien vea paralelismos, a lo bestia, con la Academia de O. T.)-, sin cuerpo de baile ni grandes dispendios escenográficos. Pero va a por todas.

Basa sus opciones de éxito en lo pegadizo de sus 24 canciones, en la vitalidad y juventud de sus creadores y su elenco, y en un mensaje claro, directo y bienintencionado: todo el mundo merece una segunda oportunidad.

El montaje ya ha arrancado en el Coliseum, aunque el estreno es el 1 de octubre. Ayer por la mañana, durante la presentación, se interpretaron un par de números -Som joves, som delinqüents y El meu primer dia, que incluye ese desafiante "què" del título lanzado al público- y resultó evidente que el musical, con su mezcla de historia carcelaria y de adolescentes en clase, puede funcionar estupendamente. Sólo paulatinamente se revela por qué están en esa situación los tres chicos y dos chicas (una, por ejemplo, ha quemado su colegio).

Llàcer, junto a la mesa de dirección, en la que destacaban un enorme peluche de una rana, un muñeco de Teo y unas ampollas de guaraná, explicó con su habitual incontinencia verbal que el proyecto se originó hace 10 años, cuando Manu Guix y él decidieron haccr un musical y se concretó en una noche en Luz de Gas con ellos dos y Mañas cubata en mano. "Nos ha quedado un espectáculo", dijo, "que se define con una palabra: conmovedor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de septiembre de 2008