Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La grúa no se pagará si el conductor llega antes de la retirada de su coche

La recaudación por algunas tasas caerá entre el 12% y el 23% por la crisis

"¡Que se te lleva el coche la grúa!". Tras el aviso, la afectada optó por emprender la persecución de la grúa en otro vehículo, hasta darle alcance antes de que llegara al depósito de Glòries, y logró que le desengancharan su coche con el argumento -tan conocido- de que "sólo había sido un momento". De esa forma se libró de pagar la tasa de la grúa, que no de la multa por el aparcamiento indebido.

16.000 coches fueron 'liberados' de la grúa por la llegada del conductor

Sin llegar a casos tan excepcionales, no son pocos los conductores que se libran in extremis de que su vehículo sea retirado por la grúa. El año pasado, sin ir más lejos, fueron 16.000 los automóviles liberados. Otros 127.000, en cambio, acabaron en el depósito. Ante esa realidad, el Ayuntamiento ha decidido suprimir en las ordenanzas fiscales de 2009 la tasa de la grúa en los casos en que aparezca el conductor.

Y también, según reconoció el teniente de alcalde Jordi William Carnes, porque se producía cierta duda jurídica sobre el acto de la retirada si estaba presente el conductor. Actualmente la tasa de la grúa -que supone el coste de la retirada y cuatro horas de estacionamiento en el depósito municipal - es de 150 euros, cantidad a la que luego hay que sumar el importe de la multa.

En las ordenanzas de 2009 se hace un cálculo de la crisis económica en algunos de los impuestos y tasas, como los de las licencias de obras, el de vehículos y la plusvalía. Para 2009 no se modifican los principales impuestos municipales, como el de bienes inmuebles (IBI), que junto con el impuesto de actividades económicas (IAE) y el de vehículos representa el 80% de lo que se recauda por esta vía. Las tasas subirán el 3%, por debajo del 3,3% en que se calcula la subida de los precios. Ésa era una de las condiciones del republicano Jordi Portabella para apoyar las ordenanzas fiscales, que se debatirán en la comisión de Hacienda de mañana. En conjunto, los ingresos previstos en 2009 por impuestos y tasas son de 885 millones de euros, lo que representa el 2,1% más con relación a este año. "El estado de las cuentas permite afrontar el gasto corriente sin repercutirlo en la presión fiscal", comentó Carnes. La edil de Hacienda, Montserrat Ballarín, añadió que son las negativas perspectivas de la economía lo que obliga al Consistorio a concentrar el esfuerzo inversor en el gasto social y las infraestructuras.

Que hay menos actividad económica y menos dinero ya empezó a notar en los ingresos de las arcas municipales en el primer semestre de este año. Por ejemplo, el impuesto que grava la construcción ha caído el 19% en el primer semestre de 2008 frente al mismo periodo de 2007. Los ingresos por plusvalías han bajado en lo que va de año cerca del 18%. Se prevé que esta tendencia se mantenga a lo largo del año próximo, lo que se refleja en las ordenanzas con variaciones negativas del 12% en el caso de las plusvalías, del 16% en el impuesto de construcciones, instalaciones y obras (ICIO), y del 23% en las tasas de licencias urbanísticas.

En el capítulo de parquímetros también se espera un descenso de los ingresos para 2009. Carnes confirmó que esas bajadas ya se están notando este año, sobre todo en el área verde y los aparcamientos municipales (véase EL PAÍS del pasado 14 de septiembre). Precisamente en relación con el área verde, en 2009 se hará una prueba piloto en el barrio de la Barceloneta para que sus residentes paguen de forma anual la tasa de aparcamiento, de 48 euros, y no de forma fraccionada por días o semanas. Esta posibilidad fue descartada por el actual alcalde, Jordi Hereu, cuando implantó el área verde como responsable de la cartera de Seguridad y Movilidad en el último mandato de Joan Clos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de septiembre de 2008