Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El puerto quiere acelerar la construcción de los accesos

El presidente del puerto de Barcelona, Jordi Valls, reclamó ayer al Ministerio de Fomento que haga "un esfuerzo para acortar los plazos" en los trámites de las obras de los accesos viarios y ferroviarios previstos para el puerto barcelonés.

En un desayuno del Círculo de Infraestructuras en Barcelona, Valls lamentó la burocracia que acompaña a cualquier obra pública y el tiempo que tarda en completarse por parte de las administraciones. En el caso del Puerto de Barcelona, el ejemplo más destacado es el proyecto de nuevos accesos viarios y ferroviarios para dar servicio a la ampliación de las instalaciones portuarias hacia el sur, que ha tardado tres años en completar las exigencias medioambientales.

Plazos largos

En estos momentos, el Ministerio de Fomento tiene adjudicada la redacción del proyecto constructivo de estos accesos. Pero el plazo para ello es, según palabras del propio Valls, "manifiestamente mejorable": dos años. Es decir, hasta mediada la primavera de 2010 no habrá un proyecto hecho. A partir de ese momento se podrá licitar la construcción, que requiere en torno a cuatro años de trabajos. Sin contar con cualquier tipo de inconveniente, burocrático o factual, los accesos no estarían listos antes de finales de 2014.

Los accesos son imprescindibles para el crecimiento de las instalaciones portuarias. El puerto de Barcelona aspira a convertirse en la puerta sur de Europa, en directa competencia con Génova y Marsella (además de con los puertos del norte de Europa), pero para ello necesita poder reexpedir las mercancías por vía férrea de ancho europeo, que los nuevos accesos deben garantizar.

Valls también reclamó más "flexibilidad" de actuación para la Autoridad Portuaria de Barcelona, con el fin de favorecer la participación privada y poder decidir sobre aspectos como la fijación de las tasas portuarias, que consideró que "ya forman parte de la política comercial de los puertos", porque son un elemento de competitividad. Entre los proyectos del puerto de la capital catalana, uno de los más inmediatos es la licitación de obras en el muelle adosado por 61 millones de euros, que se adjudicarán a "finales de año o principios de 2009", para mejorar el tráfico de carga general en camiones que embarcan para realizar una parte del trayecto por mar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de septiembre de 2008