Zapatero y Erdogan elevan las relaciones al máximo nivel

"Los jóvenes no sois sólo los líderes del mañana, sino también los líderes potenciales de hoy, por eso tenemos que escucharos". Apenas había pronunciado estas palabras José Luis Rodríguez Zapatero cuando agentes de paisano se abalanzaron sobre dos jóvenes con una pancarta contra el primer ministro turco, Recip Tayyip Erdogan. Mientras los inmovilizaban contra el suelo, les tapaban la boca para que no pudieran escucharse sus gritos.

No fue la única paradoja del día. Zapatero fue el invitado de honor de Erdogan en la comida con la que se rompe el ayuno diario del Ramadán. Y se mostró muy halagado a pesar de que él es un abanderado de la laicidad y el acto lo organizaba el AKP, que en julio se libró por un voto de que el Constitucional turco lo ilegalizase por ser "foco de actividades antilaicas". Zapatero y Erdogan acordaron celebrar cumbres anuales como las que España mantiene con media docena de países europeos y del Magreb. La primera, en abril, cuando Zapatero vuelva a Estambul para el segundo foro de la Alianza de Civilizaciones, que ambos apadrinan.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Miguel González

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS