Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

125 años de pugna fronteriza

Asturias mengua en favor de León por un fallo del Supremo en un litigio histórico

Una sentencia del Tribunal Supremo ha convertido a Asturias en una comunidad menguante. Esta autonomía y la provincia de León tienen ahora nuevos límites territoriales después de un siglo de disputas por 128 hectáreas de lo que hoy forma parte del Parque Natural de Somiedo, declarado por la Unesco Reserva de la Biosfera. Habrá que cambiar el mapa autonómico, y es posible que haya que hacerlo otra vez.

Un documento de 1785, clave para una decisión que altera el mapa autonómico

La trifulca por esas tierras la protagonizan los municipios de Somiedo, en territorio asturiano, y Cabrillanes, en la zona leonesa. Ambos con 1.000 habitantes y separados por unos 20 kilómetros de distancia. Las reclamaciones territoriales de León arrancaron en 1883, pero no lograron su objetivo hasta que en 2002 ocurrió algo inesperado. Los representantes de Cabrillanes aportaron en una reunión mantenida entre las partes en litigio una Real Cédula Ejecutoria de 1785 que describía los límites de varias jurisdicciones, entre ellas, "Sumiedo" y "Babia". Con ese documento, el Ministerio de Administraciones Públicas dictó en 2003 una orden ministerial que establecía el deslinde de las 128 hectáreas, cuya ejecución ha ordenado ahora el Supremo. La sentencia no ha contentado a nadie. Somiedo la rechaza porque pierde territorio y Cabrillanes porque desea más.

"Nos parece una aberración aferrarse a un documento preconstitucional para decidir las fronteras en plena democracia. Además, los pueblos de los que habla la Real Ejecutoria ni siquiera existen hoy", se queja Belarmino Fernández, edil del municipio asturiano. Pero según la sentencia del Supremo, en el documento de 1785 "se hace una descripción lo suficientemente precisa de los lugares por los que atraviesa el límite de las jurisdicciones como para poder situarlo en el terreno, dado que se apoya en detalles topográficos permanentes que pueden ser reconocidos en la actualidad con facilidad".

En mayo pasado, poco antes de que el alto tribunal confirmase lo que en Cabrillanes es considerado una victoria en esta larga batalla, el Ayuntamiento de la localidad leonesa inició los trámites para deslindar otras 671 hectáreas. Y es que la sentencia sienta el precedente necesario para poder reivindicar más tierras. "Tendrá que ser el ministerio quien decida", explica Lina Freire, actual alcaldesa de Cabrillanes.

En el municipio asturiano consideran que una segunda modificación de fronteras está completamente fuera de lugar. "Las tierras que ahora reclama Cabrillanes nunca estuvieron en disputa", sentencia Belarmino Fernández. "¿Qué quieren conseguir con esto? El Parque Natural de Somiedo comprende más de 30.000 hectáreas. ¿Qué van a hacer ellos con 100 u 800?".

A efectos prácticos, la nueva división territorial entre las provincias de Asturias y León no supondrá demasiados cambios para la población de la localidad directamente afectada (El Puerto, perteneciente a Somiedo). Todos sus habitantes continuarán viviendo en el mismo término municipal de siempre. Y los terrenos seguirán formando parte del parque natural.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de septiembre de 2008