Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montilla pide lealtad al Gobierno para acabar con las "injusticias"

El presidente celebra la Diada de Cataluña en Madrid

Cataluña no desea "ni enfrentamientos ni privilegios", tan sólo acabar con situaciones "injustas", como la financiación. Para ello el Gobierno catalán actuará siempre con lealtad pero, a cambio, reclama del Ejecutivo central una actitud recíproca. El presidente de la Generalitat, José Montilla, se expresó ayer en estos términos en el acto institucional de celebración de la Diada de Cataluña en Madrid, en la Residencia de Estudiantes. Entre el público, escasos dirigentes del PSOE y ningún miembro del Gobierno. El de mayor rango fue el portavoz del grupo socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, ex ministro de Defensa y de Interior.

Montilla no obvió ninguno de los asuntos más conflictivos que su Ejecutivo tiene en cartera y, en especial, el nuevo sistema de financiación autonómica que pretende, dijo, resolver, desde el "diálogo intenso y continuo". Una negociación, añadió, basada en el "absoluto respeto al marco constitucional y desde la máxima lealtad institucional, que debe ser recíproca". Y recordó la obligación de cumplir las leyes "desde el respeto", en referencia explícita al Estatuto catalán, que establecía la fecha del 9 de agosto para sellar un acuerdo en materia de financiación.

Para el presidente, las discrepancias entre partes son "el mejor síntoma" de la lealtad entre ellas, entendida ésta como un diálogo entre iguales y no desde la sumisión. Esta fórmula sirve, sostuvo José Montilla, no sólo para negociar la financiación, sino también para "avanzar en la construcción de la España plural". "Tras siglos de visiones singulares y unitaristas, construir en plural es un reto que nos incumbe y nos obliga a todos", agregó.

Ayer, el Gobierno central y diversos partidos en Cataluña denunciaron la quema de fotos de los Reyes y banderas españolas durante la Diada del 11 de septiembre. La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega expresó su "condena rotunda, total y sin paliativos". El Partido Popular, por su parte, reclamó una investigación judicial sobre lo sucedido. Unió Democràtica pidió respeto para todas las instituciones y símbolos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de septiembre de 2008