Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
11-S, siete años después

Waziristán, el último refugio de Al Qaeda

El grupo de Bin Laden se atrinchera en una región entre Pakistán y Afganistán

El mismo año del atentado contra las Torres Gemelas, en Queta, ciudad paquistaní fronteriza al sur de Afganistán, se vendían carteles con la imagen de Osama Bin Laden y una frase entrecomillada: "Si caigo en la lucha, de cada gota de mi sangre nacerán miles de Bin Laden".

Siete años después de aquel atentado, Bin Laden no ha muerto. Al menos, el Ejército de Estados Unidos lo sigue buscando. Y su brazo sigue siendo largo. Los atentados sobre el metro y autobuses de Londres en julio de 2005, con 56 muertos, llevaban la marca de Al Qaeda. Su doctrina se ha esparcido por decenas de mezquitas y cientos de ordenadores.

Los integristas han perdido terreno en Irak, Arabia Saudí, Egipto y Jordania

En 2001 Al Qaeda difundió sólo un vídeo. El año pasado, más de 400

"Hay unas 5.000 páginas y foros yihadistas. Muchas repiten lo que dicen otros blogs. Como son páginas que los israelíes y Estados Unidos bloquean, ellos cuelgan los textos en cientos de páginas similares. El idioma que usan es el árabe. Pero ahora, en muchos vídeos ellos mismos ponen los subtítulos en inglés pensando tal vez en jóvenes británicos de origen paquistaní", explica Javier Jordán, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Granada.

Desde 2001 hasta hoy, Al Qaeda ha perdido cientos de guerrilleros, cabezillas de renombre como Abu Musab Al Zarqaui, jefe de Al Qaeda en Irak, y ha perdido también capacidad operativa en Irak, Arabia Saudí (patria de Bin Laden), Egipto y Jordania. Pero su amenaza sigue vigente.

"Al Qaeda ha perdido poder para matar pero ha ganado influencia ideológica y religiosa", indica el profesor Anthony H. Cordesman, del Centro de Estrategia y Estudios Internacionales, radicado en Estados Unidos.

"En 2001, Al Qaeda emitió sólo un vídeo, aquél en que se veía a Bin Laden en las montañas. Y el año pasado difundieron por Internet más de 400; más de uno por día", explica Fernando Reinares, director del programa sobre Terrorismo Global en el Real Instituto Elcano. "Ya no dependen de que el canal de televisión Al Yazira quiera difundir sus comunicados. Han creado su propia productora que se llama Al Sahab (Las Nubes) y cuyos productos son muy buenos técnicamente".

Reinares recuerda que, desde 2001 a 2003, Al Qaeda vivió sus peores momentos. "Después de 2003, a través de los recursos que consiguió en Irak, Al Qaeda ha logrado reconstruirse. Ahora puede disponer de unos centenares de hombres. Ha proporcionado recursos y entrenamientos a no menos de 30 grupos terroristas de todo el mundo. Algunos de esos grupos se limitan a colaborar con Al Qaeda y otros, como Al Qaeda en Irak, son auténticas filiales que se mantienen en comunicación con Bin Laden a través de mensajeros", explica.

Waziristán es una región montañosa del noroeste de Pakistán que linda con Afganistán y tiene una superficie de 11.585 kilómetros cuadrados, algo mayor que la provincia de Huelva. El Ejército de Pakistán nunca logró controlar esa zona. Allí se encuentra el santuario de Al Qaeda.

"Parece que hay mucha distancia entre Waziristán y Europa. Pero la célula de 14 islamistas detenida en enero en Barcelona y que iba a atentar contra el metro de la ciudad había recibido entrenamiento en los campos de Waziristán. Y lo mismo sucede con los radicales detenidos en septiembre de 2007 en Alemania. Se habían entrenado allí", explica Javier Jordán.

"En Irak, la capacidad de atentar de Al Qaeda se ha reducido en una cuarta parte", indica Reinares, "mientras que en Pakistán se ha multiplicado y en Afganistán se ha duplicado. En julio pasado hubo 130 atentados terroristas en Pakistán, 120 en Irak y 100 en Afganistán", concluye.

Entre los principales logros de Al Qaeda se encuentra el de lograr la adhesión a principios de 2007 del entonces Grupo Salafista de Predicación y Combate, que ahora se llama Al Qaeda en el Magreb Islámico. Tras incorporarse a Al Qaeda este grupo empezó a cometer atentados suicidas, hasta entonces prácticamente desconocidos, informa Ignacio Cembrero. El año pasado el terrorismo se cobró unas 500 víctimas mortales. Desde que ingresaron en Al Qaeda, los salafistas suelen grabar y difundir por Internet sus atentados.

Los antiguos salafistas argelinos apenas tienen relación directa con la que es ahora su "casa madre". Pero su colocación bajo el manto de Bin Laden les ha permitido reclutar a jóvenes marroquíes, tunecinos y mauritanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 2008